Última hora

Última hora

Putin muestra su rostro amable a húngaros y finlandeses mientras minimiza la crisis con Londres

Leyendo ahora:

Putin muestra su rostro amable a húngaros y finlandeses mientras minimiza la crisis con Londres

Tamaño de texto Aa Aa

Operación seducción. Vladímir Putin ha agasajado a la presidenta finlandesa y al primer ministro húngaro en el Festival de los Pueblos Fino-húngaros que se está celebrando en la república rusa de Mardovia, al este de Moscú. Tarja Halonen y Ferenc Gyurcsany son los invitados de honor de esta cita festiva que une a pueblos con raíces magiares, como el húngaro, el finlandés o el estonio. Pero también hay comunidades fino-húngaras dispersas en Rusia. En Mardovia, son más de dos millones de personas.

En el festival, el presidente ruso ha mostrado su rostro más humano y le ha quitado importancia a la grave crisis que atraviesan las relaciones diplomáticas entre Rusia y Gran Bretaña: “Creo que nuestras relaciones se desarrollarán normalmente. Ambas partes están interesadas en que así sea, pero una debería emplear el sentido común en todas sus acciones. Estoy seguro de que encontraremos una salida a esta mini-crisis”, afirmó Putin en una breve rueda de prensa.

Pero esta “mini-crisis” tiene ingredientes propios de la guerra fría: espías, asesinato y expulsión recíproca de diplomáticos. Washington ha asumido su papel de aliado de Londres y, por boca de un portavoz, ha pedido al Kremlin que extradite al principal sospechoso del caso Litvinienko. La negativa de Moscú a extraditar al supuesto asesino del ex espía empujó al gobierno británico a expulsar a cuatro diplomáticos rusos destinados en Londres. El ministerio de Exteriores ruso tardó poco en convocar al embajador británico para comunicarle la aplicación inmediata de una medida similar.