Última hora

Última hora

Los familiares de los polacos que se despeñaron en Francia llegan a Grenoble para identificar los cuerpos

Leyendo ahora:

Los familiares de los polacos que se despeñaron en Francia llegan a Grenoble para identificar los cuerpos

Tamaño de texto Aa Aa

La pesadilla no ha terminado aún. Los famliares de los 50 peregrinos polacos que ayer se despeñaron a bordo de un autobús en el departamento alpino de Isere han llegado a Francia para identificar los cádáveres y ocuparse de los heridos, sobre todo de los niños que asombrosamente sobrevivieron al accidente. “Todavía no saben lo que ha pasado decía una de las intérpretes. Su padre les ayudó a salir por la ventana, pero su madre ha muerto por las quemaduras. Aún no no se lo hemos dicho. No hemos encontrado el momento y no sé cómo vamos a hacerlo”.

Todo ocurrió en cuestión de segundos. El grupo acababa de visitar el santuario de Notre Damme de la Salette, cerca de Grenoble, cuando el chófer perdió el control del vehículo.“Estaban descendiendo el puerto de Laffray comentaba una voluntaria. Iban cantando y de repente, el conductor comenzó a gritar que se había quedado sin frenos. Les pidió que se agarraran a lo que pudieran, que se abrocharan los cinturones de seguridad. Luego vino una curva, pero el chófer no fue capaz de hacerse con el vehículo y se salió de la carretera”. No es la primera vez que un accidente así se produce en esta peligrosa carretera de montaña, conocida como la Ruta Napoleón. Una nacional por la que no pueden circular ni vehículos pesados ni autobuses. ¿Por qué entonces el conductor escogió ese camino?

Eso es lo que se preguntan los famliares de las víctimas y el gobierno polaco, que ha enviado a su presidente, Lech Kaczinsky, para supervisar la investigación que han abierto las autoridades galas.En el pueblo de las víctimas se ha decretado una semana de duelo y tres días en el resto del país. El número de victimas mortales se eleva a 26, aunque 14 de los 24 heridos se encuentran en coma con un pronóstico reservado.