Última hora

Última hora

Por fin en casa

Leyendo ahora:

Por fin en casa

Tamaño de texto Aa Aa

Nada más llegar a Bulgaria las cinco enfermeras y el médico búlgaros condenados a cadena perpetua en Libia han recibido la gracia presidencial, acabándose, así, el calvario vivido durante 8 años en Libia. Los cooperantes sanitarios llegaron esta mañana al aeropuerto de la capital búlgara tras haber sido extraditados por el dirigente libio, Muammar al-Gaddafi. Allí les esperaban sus familiares y una amplia cominitiva, encabezada por el presidente búlgaro. Las enfermeras y los médicos llegaron a Sofía junto con la esposa del presidente de Francia, Cécilia Sarkozy, que ha intervenido en la recta final de las negociaciones, y la comisaria europea Benita Ferrero-Waldner. Ambas viajaron a Trípoli, el pasado domingo, para intentar acelerar la extradición.

En la rueda de prensa, el ministro búlgaro de asuntos extranjeros, Iwaljo Kalfin, anunció la gracia presidencial dada por Georgi Parnavov. A pesar de las exigencias de última hora de Libia que dificultaron las negociaciones, la comisaria europea afirmó que la liberación refuerza las relaciones entre Libia y la Unión Europea. “Madame Sarkozy y yo estamos muy contentas, espero que diga unas palabras hoy, aquí. Es un gran día, todos debemos felicitarnos”, dijo Benita Ferrero Waldner. Los cooperantes búlgaros han pasado 8 años encarcelados en Libia acusados de haber contagiado el virus del sida a 438 niños, de los cuáles 56 muerieron.