Última hora

Última hora

El caso Clearstream, un asunto de Estado, que apunta a las más altas esferas del poder

Leyendo ahora:

El caso Clearstream, un asunto de Estado, que apunta a las más altas esferas del poder

Tamaño de texto Aa Aa

El ex primer ministro francés, Dominique de Villepin, ha sido el primer político encausado por haber participado, supuestamente, en una conspiración para tratar de cerrar el paso al Elíseo, al actual presidente, Nicolás Sarkozy. Sarkozy, que entonces era ministro de Economía, apareció en las listas de la sociedad luxemburguesa de compensación y pagos, Clearstream.

Esos listados de cuentas corrientes de políticos e industriales franceses, que luego se demostró que habían sido falsificados, hacían sospechar casos de corrupción relacionados con la venta de seis fragatas francesas a Taiwán, en 1991.

El experto en asuntos financieros Imad Lahoud, es acusado de ser el autor de estas falsificaciones. Lahoud fue contratado por el vicepresidente del grupo aeronáutico, EADS, Jean-Louis Gergorin, autor de los envíos anónimos de las listas a un juez en 2004.

Gergorin, amigo personal de Villepin, por entonces ministro del Asuntos Exteriores, entregó, a uno de los más destacados miembros de los servicios secretos, el general Philippe Rondot, un listado de Clearstream. Villepin citó a Rondot en su despacho para pedirle que investigase el caso. Rondot confirmó sus dudas sobre la veracidad de los listados.

Unas notas incautadas al general en 2006, sugieren que Villepin actuó bajo las órdenes de Jacques Chirac, acusaciones confirmadas por el propio Gergorin. La revelación, el pasado mes de junio, de unas notas inéditas del general Rondot, que se creían destruidas, ha relanzado la teoría conspiratoria contra Nicolás Sarkozy.