Última hora

Última hora

Alcatel-Lucent, desafortunado matrimonio

Leyendo ahora:

Alcatel-Lucent, desafortunado matrimonio

Tamaño de texto Aa Aa

Un año después de anunciar una fusión, el dúo franco-americano especialista en material de telecomunicaciones ha presentado un balance teñido de rojo. Debido a los costes de reestructuración, el gasto de indemnizar personal redundante y la guerra de precios en el sector, Alcatel-Lucent, bajo la dirección de Patricia Russo, llegó a perder 336 millones de euros en el segundo trimestre. Llueve sobre mojado en unas cuentas deficitarias precisamente desde que formaron oficialmente una única empresa en diciembre de 2006. En este proceso la empresa ha eliminado 1.900 puestos de trabajo. En los próximos tres años habra borrado de la nómina a 12.500 personas. Las economías que realiza disminuyendo su masa salarial son absorbidas por sus cuantiosos costes operativos, en un momento en que el principal mercado de la multinacional, Estados Unidos, presenta una demanda tecnológica estancada. Por otro lado, las operadores de telecomunicaciones prefieren adquirir productos como conmutadores, centralitas o antenas más baratos procedentes de Asia.