Última hora

Última hora

El Reino Unido finaliza su campaña militar en Irlanda del Norte

Leyendo ahora:

El Reino Unido finaliza su campaña militar en Irlanda del Norte

Tamaño de texto Aa Aa

Desde este 1 de Agosto la seguridad de las calles de Irlanda del Norte depende por completo, como en cualquier otro lugar del Reino Unido, de la policía. El Ejército británico abandona esta provincia después de casi cuatro décadas de operaciones en ella. Más de 760 soldados han muerto durante la campaña militar más larga de su historia y no hay lugar para ningún tipo de pompa o celebración. “Hemos tenido trabajado muy duro para derrotar al IRA -afirma el actual comandante de las fuerzas armadas británicas en el Ulster -. Nos hemos enfrentado a los mismos desafíos que encontramos ahora en Iraq y Afganistán. Pero éste no es un partido de rugby en el que nos damos la mano al final. Ha muerto demasiada gente”. El apoyo militar a la Policía en Irlanda del Norte comenzó en 1969 con el aumento de la violencia en los enfrentamientos entre protestantes y católicos. Inicialmente los soldados fueron bienvenidos por la comunidad católica que sufría los ataques de los grupos protestantes. Pero las buenas relaciones no duraron y los militares británicos se convirtieron pronto en un objetivo. El 30 de enero de 1972 nace la leyenda del Domingo Sangriento. Soldados británicos matan a trece manifestantes que protestaban contra el encarcelamiento sin juicio de los sospechosos de pertenecer al Ejército Republicano Irlandés. El oficial a su cargo los defiende diciendo que hicieron el trabajo que se esperaba de ellos y que si no hubiesen recibido un buen entrenamiento habría habido mucho más de 13 muertos. Quedaba claro que era necesaria la presencia de los militares. Con el Domingo Sangriento el IRA consigue más apoyo y más miembros. El 21 de Julio de 1972 llega su respuesta. El Viernes Sangriento hace explotar más de 20 bombas en Belfast. Nueve personas mueren y más de 130 resultan heridas. “No había una salida militar. Era necesaria una salida política” afirma un general retirado del ejército británico. Una salida que ya ha llegado. El pasado 8 de mayo Irlanda del Norte recuperó su autonomía marcando el final de un proceso de paz que ha durado más de 10 años. El ejército británico comenzó a desmantelar sus instalaciones y a reducir sus tropas en la provincia en 2005. Con el fin de sus operaciones en Irlanda del Norte comienza allí una nueva era para las fuerzas armadas británicas que han dejado de ser para muchos el enemigo.