Última hora

Última hora

Pat McQuaid, presidente de la Unión Ciclista Internacional: "Tenemos que trabajar todos juntos por el ciclismo"

Leyendo ahora:

Pat McQuaid, presidente de la Unión Ciclista Internacional: "Tenemos que trabajar todos juntos por el ciclismo"

Tamaño de texto Aa Aa

Nunca hasta ahora en la historia un acontecimiento deportivo había levantado tanta polémica. Durante las tres últimas semanas, el Tour de Francia ha sido duramente azotado por titulares e imágenes en todo el mundo. El ciclismo está, literalmente, en el ojo del huracán.

Pat McQuaid es el presidente de la Unión Ciclista Internacional, la UCI. Él es el hombre encargado de limpiar la maltrecha imagen de este deporte.

EuroNews: Según las últimas noticias del Tour de Francia, la estrella española del ciclismo Ibán Mayo ha dado positivo en un test de EPO, ¿cuál es la respuesta de la UCI?

Mc Quaid: Estamos conmocionados y dolidos porque otra gran estrella se vea involucrada. Pero, al mismo tiempo, esto demuestra que el sistema funciona, que nuestros análisis y controles detectan las trampas y a las personas que las hacen, para expulsarlas.

EuroNews: Es difícil de creer que una persona que conoce tan bien este deporte como Ibán Mayo recurra, a estas alturas, a algo tan fácil de detectar como la Eritropoyetina, la EPO.

Mc Quaid: Efectivamente, lo es. Eso demuestra las tonterías que se pueden llegar a hacer, y la presión que supone el Tour de Francia, la mayor competición del mundo. Es el acontecimiento en el que todos quieren estar. Para los más mayores, puede ser su última oportunidad de obtener un buen resultado en él. Por eso, están dispuestos a correr riesgos.

EuroNews: Según la UCI, Michael Rasmussen estaba en forma, y preparado para competir en el Tour. ¿Por qué, la decisión de expulsarlo del Tour cuando el maillot amarillo era suyo, e iba a ganar la carrera?

Mc Quaid: Esa decisión se tomó simplemente porque su equipo averiguó que mientras había dicho que estaba entrenándose en México, un ciclista italiano retirado, y actual comentarista, David Cassini, le vio entrenarse en los Dolomitas, en Italia. Había dado información incorrecta, a su equipo y a la UCI, sobre su entrenamiento. Había mentido, lo que equivale a hacer trampa. El equipo no podía aceptarlo. Habían perdido la confianza en él, y le expulsaron de la carrera.

EuroNews: Este fin de semana, ante millones de espectadores, la ASO, organizadora del Tour de Francia, llamó incompetente a la UCI y pidió su dimisión como presidente. ¿Cuál es su respuesta a estas críticas?

Mc Quaid: No las acepto, desde luego. Las rechazo, por la parte que me toca, y por la que toca a la UCI. No entiendo su reacción. Pienso que tenían mucha presión y que las emociones estaban a flor de piel, por todo lo que estaba ocurriendo en la recta final del Tour. Eso, quizá, les influyó. Pero decir que la UCI es incompetente, cuando pusimos en marcha las pruebas anti-doping en el Tour, gracias a ellas detectamos las trampas, y se expulsó a sus responsables, es injusto. Buscaban una cabeza de turco. Era su estrategia y la llevaron a la práctica. La UCI ha contribuido mucho a desarrollar este deporte en todo el mundo. Esto es una amenaza para la ASO. Les parece una amenaza para el Tour. Y es, tengo que decirlo, una percepción incorrecta.

EuroNews: La UCI ha recibido también críticas de la Agencia Mundial AntiDopaje. Su presidente Dick Pound afirma que sus análisis son inadecuados. Se somete a ellos al maillot amarillo, al vencedor de etapa y a otros cuantos ciclistas al azar, entre un pelotón de unos 150 o 200. ¿Qué respondería a Pound?

Mc Quaid: Dick Pound ya nos acusó el año pasado de no hacer suficientes pruebas anti-doping fuera de la competición, porque decía que los entrenamientos son el mejor momento para detectar estas prácticas. Este año los hemos aumentado. Hicimos, exactamente, 180 en las seis semanas anteriores al Tour. Eso es más que en todo el año pasado. Ésa es la base de nuestro control. Dentro de la competición, hacemos la prueba al ganador de etapa, al líder de la carrera, y a un par de corredores al azar. Además, cada mañana, en los hoteles, sometemos a análisis de sangre a cuatro o cinco equipos: unos 40 ciclistas al día. Los resultados son inmediatos… y si detectamos algo anormal en la sangre, nos centramos en estos corredores al final de la etapa.

EuroNews: En el caso, por ejemplo, de Ibán Mayo, del Saunier Duval, ¿un test previo podría haber dado algún indicio de que se dopaba?.

Mc Quaid: Sí, podría haberlo dado.

EuroNews: ¿Seguirán ustedes involucrándose en el Tour de Francia en los próximos años?

Mc Quaid: Espero que sí… Lo creo y lo espero. Durante esta competición se han oído muchas cosas que eran, en gran medida, parte de la estrategia de la organización del Tour para debilitarnos. Muchas se han dicho en un momento emocionalmente convulso. Confío en que cuando todo se calme, en las próximas semanas, se den cuenta de que tenemos que trabajar juntos por este deporte.

EuroNews: ¿Le parece que el ciclismo es el campo de batalla donde se va a concentrar la guerra contra el dopaje?

Mc Quaid: Creo que es el campo de batalla donde se concentra ahora mismo. Somos los que estamos en primera línea, la cara más visible. Que haya habido un par de casos de dopaje en el Tour la última semana… y que haya ocurrido ante más de mil medios de comunicación, hace que todo se vuelva desproporcionado.

EuroNews: ¿Se trata de llevar, entonces, al ciclismo, de la oscuridad a la luz, por así decirlo?

Mc Quaid: Sí, totalmente. Cuando fui elegido presidente de la UCI hace dos años, afirmé que ha habido una cultura del dopaje en este deporte.

EuroNews: Supongamos ahora que soy un ciclista joven. Pierdo carreras, y me gustaría conocer algún producto que tomar para mejorar mi rendimiento. ¿Cómo lo hago?

Mc Quaid: A altos niveles, hay situaciones como la del Doctor Fuentes, en España. Tenía unos 60 o 70 clientes, no sólo ciclistas, sino también de otros deportes. Cada uno pagaba entre 30 y 40 mil euros por un tratamiento que consistía en extraerles sangre… la manipulaba, añadiéndole un poquito de esto, un poquito de aquello… y volvía a introducirla en su cuerpo. Es una forma muy sofisticada de dopaje. Y el dopaje en el deporte no es muy diferente del dopaje en la sociedad. Hay mafias deseando vender drogas a los niños en las esquinas. En el ámbito deportivo, es lo mismo.

EuroNews: Ha sido un año de catarsis para el Tour de Francia. ¿Cree que el ciclismo saldrá reforzado de esta tormenta?

Mc Quaid: El Tour ha atravesado momentos oscuros y siempre ha salido adelante. Con 104 años de historia, es toda una institución. El ciclismo, en sí mismo, mejorará, seguro. Ya hay indicios de que algo está cambiando. Tenemos que asegurarnos de que ese cambio, efectivamente, ocurre.
Entre este año y el pasado, el ciclismo ha sufrido un duro golpe, por todos estos escándalos. Ahora que están superados, no podemos hacer la vista gorda. Debe haber tolerancia cero con el dopaje.

EuroNews: Entonces, los padres que tengan, por ejemplo, un hijo de 12 años que se interesa por el ciclismo, no tienen que preocuparse por si su hijo se ve envuelto en prácticas ilegales…

Mc Quaid: No. Y creo firmemente que dentro de un par de años, estas conductas estarán totalmente desterradas del deporte. El ciclismo es estupendo para cualquier niño. No les hará otra cosa que disfrutar sobre la bicicleta. Y además, pueden tener éxito y construir así una carrera.