Última hora

Última hora

Crece la desconfianza de los consumidores hacia los productos importados de China

Leyendo ahora:

Crece la desconfianza de los consumidores hacia los productos importados de China

Tamaño de texto Aa Aa

Los juguetes encabezan la lista negra después de que Fisher Price retirara del mercado un millón y medio de muñecos por contener pintura con elevados niveles de plomo. Jean-Paul Geai de una organización francesa de consumidores comenta que “la pintura con plomo tiene un gusto azucarado. Es fácil que los niños pequeños la absorban al meterse a la boca el muñeco. El plomo puede provocar saturismo en los niños.” Meses atrás la aduana portuguesa descubrió varias partidas de dentífrico de conocidas marcas, que contenía unas sustancias potencialmente mortales. Igualmente de China llegaron a Europa gambas con dosis elevadas de medicamentos prohibidos, o neumáticos que revientan con facilidad. Miles de gatos y perros murieron en varios países tras ingerir patés contaminados con melamina, una sustancia tóxica, presente en esos productos igualmente Made in China. Esta vez ha sido la multinacional juguetera Mattel la que ha sonado la alarma. Su marca Fisher Price vendió en Norteamérica un millón y medio de muñecos con altas dosis de plomo en su pintura. Una práctica de un único proveedor chino que había burlado el riguroso control de calidad de la empresa. En Honk Kong esta madre dice que antes de decidirse por la compra de un juguete se fija muy bien en su composición. La percepción de los consumidores de Hong Kong a Europa sobre los productos chinos está cambiando. La calidad y no sólo el precio probablemente decidirá el comportamiento de la clientela china en todo el mundo.