Última hora

Última hora

Los comicios parciales profundizan la división de la comunidad cristiana libanesa

Leyendo ahora:

Los comicios parciales profundizan la división de la comunidad cristiana libanesa

Tamaño de texto Aa Aa

En un Líbano profundamente dividido, los cristianos han vuelto a hablar distintos idiomas. Una lucha fratricida que añade confusión en un país marcado por el foso abierto entre pro y antisirios. Frente a frente los partidarios de Amin Gemayel y Michel Aoun, principal líder cristiano de la oposición, dominada por el movimiento chií Hezbolah. Gemayel, presidente del 82 al 88 cuenta con el apoyo de los suníes y de la coalición en el poder, enfrentada a Siria. El domingo intentó en vano reemplazar a su hijo Pierre, asesinado el pasado noviembre en un atentado que la mayoría libanesa atribuye a Damasco. De vuelta en el Líbano tras más de 10 años de exilio Michel Aoun ha conseguido que se imponga su candidato, pero los resultados reflejan una clara pérdida de influencia del general opositor entre los cristianos. Un retroceso que se atribuye a las alianzas con la oposición, especialmente con el grupo chií Hezbolah. Tanto Gemayel como Aoun son maronitas, pertenecen a la mayor comunidad cristiana libanesa asentada principalmente en el norte, en blanco en el mapa y en las zonas mixtas junto con los griegos católicos, en rojo.

Los cristianos maronitas solían dominar la política libanesa, y aunque el puesto de presidente está todavía reservado para ellos por la Constitución, tras la guerra civil de 1975-1990 perdieron una gran parte del poder. Paradójicamente, Gemayel y Aoun formaban entonces un frente unido; de hecho, Gemayel puso al General Aoun al frente del gobierno de transición en el 88. Un año después, Aoun lanzó su guerra de liberación contra Siria que fracasó por las profundas divisiones intercomunitarias. Unas divisiones que tendrán que intentar superar si quieren evitar una nueva crisis: en otoño la mayoría necesitará a la oposición para conseguir los dos tercios requeridos para elegir presidente. Sin entente, el país está abocado a la parálisis institucional.