Última hora

Última hora

Dos escenarios del calvario estalinistas, unidos por una cruz

Leyendo ahora:

Dos escenarios del calvario estalinistas, unidos por una cruz

Tamaño de texto Aa Aa

Tras 15 días de travesía, la cruz que recuerda a las víctimas de las purgas estalinistas ha llegado hoy a su destino. La botó la organización rusa Memorial que cada año celebra el Día del Recuerdo desde el monasterio de Solovki, archipiélago del Mar del Norte considerado la cuna del Gulag. El objetivo es establecer un lazo simbólico entre dos escenarios del calvario, ya que en el polígono de Bútovo, en el sur de Moscú, fueron fusiladas más de 20.000 personas en la década de los treinta. “Todos nosotros debemos recordar los terribles y trágicos acontecimientos, ha dicho el jefe de la Iglesia ortodoxa de Bútovo pero también hemos de tener presente que reflejaron el verdadero espíritu y fortaleza de los rusos” El 5 de agosto de 1937 entró en vigor el “prikaz 00447”, un decreto firmado por el jefe de la policía secreta ordenando reprimir a los “elementos antisoviéticos y socialmente peligrosos”…la orden marca el comienzo de las grandes purgas. Según cifras no oficiales, en un solo año fueron arrestadas casi dos millones de personas, de las que 700.000 fueron ejecutadas con acusaciones falsas y sin procesos. En Sandarmoj, uno de los lugares más sangrientos de la represión estalinista, el fusilamiento más numeroso duró siete días, entre finales de octubre y primeros de noviembre de 1937. Sus víctimas fueron 1.111 presos del penal de Solovki, siempre según cifras no oficiales. El pasado junio, el presidente Putin acudió al domicilio del ex disidente y premio Nobel de Literatura, Alexandr Solzhenitsin, autor de obras sobre la realidad de los campos de concentración soviéticos, y lo condecoró con el Premio Nacional. Sin embargo, representantes de la organización Memorial aseguran que el Kremlin no tiene interés en profundizar en esta página negra de su historia, ya que, sostienen, “prefiere acordarse de la victoria de la Segunda Guerra Mundial”. En su opinión, la prueba es que no ha habido representantes oficiales de alto rango en ninguna de las ceremonias religiosas o laicas organizadas con ocasión del 70 aniversario del Gran Terror.