Última hora

Última hora

Exodo y pillaje para huir del hambre

Leyendo ahora:

Exodo y pillaje para huir del hambre

Tamaño de texto Aa Aa

Los habitantes de las zonas más afectadas por el terremoto que el pasado jueves golpeó el sur y centro de Perú, intentan acceder a las mal distribuidas ayudas. La policía vigila para que no se cojan al asalto. El gobierno ha redoblado la seguridad para evitar el pillaje que se da desde hace dos días ante la dificultad para conseguir alimentos.

En la ciudad de Pisco, al sur de Lima, es donde la situación es más extrema. Allí, sin luz ni agua y con muchas carreteras inservibles, sus gentes encuentran nuevas esperanzas en pequeños milagros como el de las figuras de Cristo y la Virgen que sobrevivieron, intactas, en la misma iglesia en la que murieron al menos 150 personas.

Por el momento los datos oficiales cifran en 497 los muertos, pero esperan que finalmente sean más de 500. Ahora viene el éxodo. Desde la ciudad de Pisco, que quedó destruida en un 70 por cinto, salen largas colas de autobuses y refugiados en dirección norte.