Última hora

Última hora

Los islamistas moderados recogerán el fruto del desencanto en las legislativas marroquíes

Leyendo ahora:

Los islamistas moderados recogerán el fruto del desencanto en las legislativas marroquíes

Tamaño de texto Aa Aa

El desencanto popular tras medio siglo de gobiernos reformistas liberales marca las elecciones legislativas que Marruecos celebra el viernes. La corrupción está instalada en la sociedad, el paro y la pobreza siguen empujando a miles de jóvenes a arriesgar su vida emigrando ilegalmente y la amenaza del terrorismo está más presente que nunca en el reino alauí. El sistema electoral proporcional hace casi imposible una mayoría absoluta en el Parlamento.

Se cuenta con una victoria por primera vez de una formación islamista moderada, el PJD, el Partido de la Justicia y el Desarrollo, que con su discurso social, que alimenta las esperanzas de un verdadero cambio, podría obtener 70 de los 325 asientos del Parlamento de Rabat.

Su líder, Saad Edine Othmani subraya que el PJD es un partido político, no religioso y que emprenderán las reformas necesarias con el consenso del Rey. Se teme que la participación supere a duras penas el 52 por ciento registrado en la convocatoria de 2002.

Pese a tener todos los pronósticos en contra los socialistas de Mohamed el Yazghi, que han gobernado en los últimos nueve años, esperan que sus promesas de creación de empleo les permitan obtener un buen resultado.

En todas las formaciones políticas se alzan cada vez más voces a favor de una reforma Constitucional que termine con la omnipresencia del Rey en la vida política, para muchos, clave de las apatía electoral que sienten los marroquíes. Mohamed VI designa al primer ministro, como hizo en 2002, y tiene poder para vetar las leyes.