Última hora

Última hora

Cavaco Silva: no es el momento de hablar de las fronteras de Europa

Leyendo ahora:

Cavaco Silva: no es el momento de hablar de las fronteras de Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Cuando Portugal asumió por primera vez la presidencia de la Unión Europea en el 92, Aníbal Cavaco Silva era primer ministro. Eran entonces doce miembros que se preparaban para la Europa de Maastricht, un polémico tratado. Quince años después, Cavaco Silva acude al Parlamento Europeo en calidad de presidente de Portugal durante el semestre de presidencia lusitana. Su objetivo es pedir a los veintisiete un esfuerzo para desbloquear el tratado constitucional. Durante su visita, explica a EuroNews sus puntos de vista sobre el futuro de la Unión.

EuroNews:
Como jefe del estado portugués, ¿qué balance realiza de los primeros meses de presidencia portuguesa de la Unión Europea?

Aníbal Cavaco Silva:
Portugal está haciendo su trabajo aplicando mucha seriedad y eficacia. En estos primeros meses, bajo nuestra presidencia se ha celebrado la cumbre entre la Unión Europea y Brasil. Creo que ha sido un acontecimiento muy importante para construir una asociación estratégica entre la Unión y Brasil. También se ha trabajado sobre el lanzamiento de la Conferencia Intergubernamental para revisar el Tratado Constitucional, al mismo intentamos preparar una serie de cumbres con China, India, Rusia, Ucrania y también con Africa, que pondrá broche final a nuestra presidencia.

E:
Africa ha sido precisamente una de las prioridades de la presidencia portuguesa. ¿Cuáles son en este sentido los objetivos que ha marcado hasta fines de año?

A.C.S:
Africa debe ser una prioridad europea. Es el momento de que Europa mire a Africa como un continente vecino y defina una relación estratégica con esa zona del mundo. Para Portugal esa cumbre es fundamental. China, Japón y otros países están realizando cumbres con Africa. Europa no puede ignorar a ese socio, ya que tenemos muchos intereses en común en los ámbitos de seguridad, energía, medio ambiente y lucha contra el terrorismo. Yo pienso que Europa cometería un grave error si decidiera alejarse de un diálogo con Africa. Ha llegado el momento de hablar de los problemas africanos, de iniciar el diálogo con Africa.

E:
El presidente francés, Nicolas Sarkozy intenta imponer en la escena internacional al mismo tiempo que Portugal un Tratado Europeo, que la propia Francia, en cierto modo, ha hecho fracasar. ¿Qué piensa usted de este protagonismo francés?

A.C.S:
Portugal está muy satisfecha con la contribución del presidente Sarkozy para que se desbloquee, podríamos decirlo así, el Tratado Constitucional después del “No” del referendum en Francia y del plebiscito en los Países Bajos. Su contribución ha sido muy positiva y yo, que lo recibí en Lisboa, sé muy bien hasta qué punto el presidente Sarkozy se ha comprometido en la obtención de un acuerdo de texto final del tratado durante la cumbre que tendrá lugar en Lisboa en octubre.

E:
En plena globalización se presencia un crecimiento de los fundamentalismos, la violacion de los derechos humanos en países como Rusia. ¿Cuál es el futuro de la Unión Europea y de los valores europeos?

4.14
A.C.S:
Europa no podrá jamás olvidar esos valores de civilización como los Derechos Humanos, la Democracia, el Estado de Derecho. En el diálogo con otros países no se puede olvidar el poner sobre la mesa el respeto de esos valores, incluso sabiendo que en algunas partes del mundo esos derechos no se respetan. Y no será dando la espalda a esos países que se logrará el respeto de los valores de civilización que Europa defiende. Eso se consigue a través del diálogo, con agendas políticas en las que estén presentes los Derechos Humanos. Por ejemplo cuando se habla de la buena gestión de los recursos de un país no se pueden ignorar los derechos humanos. Yo creo que esos valores y principios no están en crisis, más bien al contrario, están en fase de clara expansión en todo el planeta.

E:
Usted dijo en su discurso ante el Europarlamento que la brecha entre ricos y pobras se amplía cada vez más. ¿De qué manera puede Europa frenar esta tendencia?

A.C.S:
“La solidaridad debe seguir siendo el pilar del proyecto europeo. Europa debe mantener como uno de sus objetivos la cohesión social, la lucha contra la pobreza y la exclusión social. Una Europa que permita el aumento de la desigualdad a nivel de la distribución del ingreso, una Europa donde los beneficios vayan para unos pocos, mientras el resto se vea marginado y excluido socialmente, pues bien, será una Europa que no atraerá a los ciudadanos y que no logrará evitar la inestabilidad política. Por esa razón, a pesar del papel importante de cada estado miembro, la lucha contra la pobreza y la exclusión social debe ser absolutamente un objetivo del conjunto de la Unión Europea, un objetivo que hemos asumido hasta ahora y que espero que continúe vigente.

E:
Una última cuestión: tras la ampliación de la Unión Europea hacia el Este, es Turquía que llama a la puerta. También varios países de Africa del Norte mirán de cerca al blque comunitaria. ¿Hasta dónde cree usted que puede llegar Europa?

A.C.S:
Esa es la prueba del éxito del proyecto de la Unión Europea. Cuando Portugal ingresó eran doce miembros, ahora somos veintisiete. Una buena parte de las dificultades de la Unión Europea hoy son consecuencia de su propio éxito. Hay una capacidad de atraer a otros países, por ejemplo Turquía, pero también se puede hablar de Croacia o Bosnia, igualmente de otros países e incluso continentes. Africa por ejemplo mira a Europa buscando una relación cada vez más próxima. Pienso que no es el momento de hablar sobre las fronteras de Europa. El tiempo dirá cuando es la mejor ocasión para hacerlo.