Última hora

Última hora

Francia: pruebas de ADN para la reunificación familiar

Leyendo ahora:

Francia: pruebas de ADN para la reunificación familiar

Tamaño de texto Aa Aa

Controlar el flujo migratorio en Francia en favor de la inmigración económica. Es el objetivo de la nueva ley de inmigración que ha comenzado a debatirse en el Parlamento. Una de las medidas más controvertidas está enfocada a mejorar el control la reagrupación familiar de los inmigrantes que ya residen en Francia. Una de las enmiendas adoptadas autoriza el uso de pruebas genéticas en el procedimiento de demanda de un visado de más de tres meses. Al solicitante de un visado que quiera que sus hijos se instalen en Francia se le podría exigir un test de ADN para demostrar los vínculos familiares.

Thierry Mariani, autor de la enmienda y diputado de la gubernamental y conservadora UMP defiende la medida:

“Hay un problema real de fraude de documentos. Sabemos muy bien señala que en algunos países de Asia y de África, Italia ha hecho una lista con esos países, Bélgica también, las fichas de estado civil no siempre son auténticas, porque los funcionarios están mal pagados y por que la corrupción es tal que es fácil comprar un documento falso”

Pero los detractores de la medida aseguran que marca una clara discriminación entre las familias francesas y las extranjeras. Es el argumento del especialista en genética Axel Khan.

“Es en cierta forma inmoral, sostiene porque desde hace muchos años, desde el 94, decimos que el núcleo familiar no puede reducirse a su dimensión biológica, es decir, a la transmisión de genes”

Las pruebas de ADN para la reagrupación familiar se practican ya en una decena de países de la Unión. En muchas ocasiones, los inmigrantes sin papeles solicitan las pruebas para demostrar sus vínculos familiares.

Algunos refugiados de este centro cerca de París, como este etíope, creen que la iniciativa puede ser positiva.

“Las pruebas de ADN son muy importantes. Por ejemplo, pueden permitir la llegada a Francia de otros inmigrantes legales y cerrar las puertas a la inmigración ilegal. Personalmente, apoyo la iniciativa”

El coste de las pruebas, de entre 300 y 400 euros corre a cuenta de los inmigrantes.

En cuanto a los franceses, tres de cada cuatro apoyan el endurecimiento de la reagrupación familiar.