Última hora

Última hora

La negociación para el nuevo "contrato social" de Sarkozy se presenta dura

Leyendo ahora:

La negociación para el nuevo "contrato social" de Sarkozy se presenta dura

Tamaño de texto Aa Aa

Desaparición de los regímenes especiales de pensiones, de las 35 horas semanales y de la jubilación antes de los 65 años: La reforma del modelo social francés anunciada ayer por el presidente Sarkozy, ha levantado ya las críticas de la oposición y de los sindicatos. “Hace falta ir más lejos y simplificar ciertos aspectos de la regulación del tiempo de trabajo, que es uno de los más complejos del mundo”, justificaba Sarkozy. Y añadía: “Esto implica una reforma del contrato de trabajo. Es algo que todo el mundo sabe, pero que nadie dice. No podemos seguir así”.

Las próximas dos semanas se anuncian duras. El ministro de trabajo deberá negociar en busca de un acuerdo, para que la reforma esté en marcha a principios del año que viene. Un calendario irrealizable, a juicio de líderes sindicales como François Chérèque: “Se quieren hacer cinco reformas sociales profundas al mismo tiempo, y hacer las cosas deprisa y corriendo es una chapuza”.

Anteriores intentos de reformar el régimen laboral de empresas públicas como la de los ferrocarriles originaron importantes movilizaciones. Bernard Thibault, de la CGT, cree que esta vez ocurrirá lo mismo: “Pienso que un cierto número de trabajadores, a medida que vayan teniendo más información, se manifestarán contra esta reforma”.

Los empleados de sectores como el transporte, la energía y la minería, pueden jubilarse antes que los demás. Algo que, según Sarkozy, además de ser insostenible, desincentiva a los trabajadores.