Última hora

Última hora

Calma tensa en las calles de Rangún

Leyendo ahora:

Calma tensa en las calles de Rangún

Tamaño de texto Aa Aa

Las calles de Rangún han pasado de la tempestad a la calma. Calma tensa, eso sí, bajo la atenta mirada de soldados del ejército birmano que siguen patrullando en busca de los últimos vestigios de la rebelión antigubernamental.

Los militares que se encuentran a cada paso por las calles de la antigua capital son una advertencia del brazo de hierro que la Junta Militar sigue estando dispuesta a utilizar para sofocar cualquier nuevo intento de insurrección. La represión se cobró la vida de al menos 16 personas.

El jefe de la Junta, el general Than Shwe, ha aceptado por fin reunirse mañana martes con el enviado especial de Naciones Unidas a la antigua Birmania, Ibrahim Gambari. Es un encuentro muy esperado por el diplomático nigeriano, que ayer se entrevistó con la líder del movimiento democrático birmano Aung San Suu Kyi.

Las autoridades la acusan de estar detrás de esta revuelta que ha sacudido el país asiático como no ocurría desde hace 2 décadas, y que partió de los templos budistas.

Hoy, soldados patrullan alrededor de pagoda de Shwedagon, en Rangún, donde hace una semana policías y militares cargaron contra los monjes que intentaban dirigirse al centro de la ciudad. Los templos han reabierto hoy sus puertas, ya sin las barreras de seguridad que las tenían bloqueadas desde hace días.