Última hora

Última hora

El resurgir de Timoshenko

Leyendo ahora:

El resurgir de Timoshenko

Tamaño de texto Aa Aa

Uno de los escenarios postelectorales posibles es que Ucrania reviva el tándem Timoshenko-Yúschenko. El jueves pasado, el presidente y su ex primera ministra sellaban públicamente su compromiso.

“Sólo tenemos una opción afirmaba Yúschenko formar una coalición democrática. No habrá otras coaliciones”

“Creo que todo lo que hemos hecho durante estos años debe llevarnos a una conclusión apostillaba Timoshenko debemos unirnos para satisfacer a la gente que espera que demos ese paso”

En 2004, Timoshenko y Yúschenko formaban un frente unido en su lucha por una Ucrania democrática y pro europea.

Ambos lideran una revuelta pacífica que culmina con la anulación de las presidenciales fraudulentas.

Se organizan nuevos comicios y Víktor Yúschenko es elegido presidente. Es la primera parcela de poder que cae bajo control de la alianza naranja

La legitimidad del movimiento, portador de todas las esperanzas de cambio, es enorme.

Días después, Yulia Timoshenko se convierte en la primera mujer ucraniana en dirigir un gobierno.

La primera ministra ve acrecentado su poder en detrimento del del presidente en virtud de una reforma adoptada durante la Revolución Naranja.

Pero siete meses después, llega la ruptura en clave de rivalidades y diferencias sobre cuestiones económicas.

El presidente destituye a Yulia Timoshenko.

La decisión hunde al país en una crisis política que ni siquiera las legislativas de marzo de 2006 consigue solucionar.

Los comicios desembocan en una cohabitación
imposible entre los dos Víktor: Yúschenko, aún en la presidencia pero muy debilitado y el pro ruso Yanukóvich, su eterno rival, llevando las riendas del Gobierno.

Ambos acaban aceptando una vuelta a las urnas, como pedía Timoshenko, que podría convertirse en la próxima primera ministra en virtud del juego de alianzas.

La Dama de Hierro ucraniana ha resurgido de sus cenizas con un objetivo en mente: las presidenciales de 2010; una meta que amenaza de nuevo su matrimonio de conveniencia con Yúschenko.