Última hora

Última hora

Entre política y supervivencia

Leyendo ahora:

Entre política y supervivencia

Tamaño de texto Aa Aa

Desde hace semanas los monjes birmanos centran la actualidad internacional. Oficialmente, sus marchas de protesta no tienen carácter político. Pero los largos años de represión han convertido en la única fuerza opositora cuyos miembros no han sido encarcelados o eliminados. Además, los monasterios son los únicos lugares donde la población puede reunirse sin problemas de seguridad.

En principio, los monjes se han echado a las calles debido a que su único medio de subsistencia se agota.

La población no puede cubrir las necesidades básicas de los religiosos, que viven de las limosnas. En esas condiciones, no pueden llevar una vida de monjes como estipula el budismo.

“Según el budismo afirma este religioso los monjes tienen la obligación y el deber de manifestarse si su religión está en peligro. Y ese es el caso actualmente, la población que permite nuestra subsistencia está hundida en la miseria por la mala gestión de las autoridades”

Oficialmente, la revuelta no es política, pero este monje refugiado en Tailandia habla abiertamente de cambio de régimen.

“Pedimos a las potencias occidentales que nos ayuden a instaurar rápidamente la democracia en Myanmar pide Los birmanos necesitan democracia. Hace demasiado tiempo que viven acorralados por el miedo y la opresión”

Tan numerosos como los soldados, los monjes tienen un papel primordial en la sociedad birmana, pero tampoco escapan del control del régimen.

La Junta Militar es la encargada de nombrar un consejo de monjes ancianos que dicta a los más jóvenes las normas de conducta…evidentemente, los candidatos seleccionados son aquellos que han mostrado su disposición a no contrariar al poder establecido.