Última hora

Última hora

El deshielo intercoreano

Leyendo ahora:

El deshielo intercoreano

Tamaño de texto Aa Aa

El 17 de mayo de 2007, un tren norcoreano franquea la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas y entra en la estación de Jejin, en Corea del Sur.

Un acontecimiento histórico ya que las comunicaciones ferroviarias fueron suspendidas en 1951, tras la guerra de Corea.

Nunca un apretón de manos entre maquinistas había tenido tanta carga simbólica; el norte y el sur
de la península rompen el hielo que preside las relaciones bilaterales desde la división a lo largo del paralelo 38 en 1945.

La cumbre intercoreana de junio de 2000, escenario del encuentro sin precedentes entre el presidente surcoreano Kim Dae-jung y el líder norcoreano Kim Jong-il, impulsó el acercamiento y los intercambios bilaterales.

Fue el fin de la pesadilla para cientos de miles de familias coreanas separadas desde la guerra. Los encuentros organizados permitieron la reunificación de más de 10 mil familias. Para otras, el tiempo apremia dada la edad de los afectados.

El cara a cara entre los dos líderes coreanos repercutió también en el turismo; algunas zonas del norte fueron abiertas a los turistas surcoreanos.

Desde 2003, por ejemplo, la apertura de una carretera permite las visitas guiadas a la montaña de Kumgangsan, que según la tradición coreana, uno debe ver antes de morir.

Pero sigue habiendo tabúes, sobre todo para el régimen norcoreano, uno de los menos respetuosos del mundo con los derechos humanos.

Pyong-Yang no acepta críticas en ese terreno y Seúl prefiere callar. Tampoco se pronuncia sobre otro tema espinoso: la repatriación de los prisioneros capturados durante la guerra.

En cuanto al dossier nuclear norcoreano, Seúl ha hecho saber que no interferirá en las conversaciones a seis en las que participan también Estados Unidos, Rusia, China y Japón.