Última hora

Última hora

Alejo II: "la Iglesia ortodoxa está separada del Estado, pero no de la sociedad rusa".

Leyendo ahora:

Alejo II: "la Iglesia ortodoxa está separada del Estado, pero no de la sociedad rusa".

Tamaño de texto Aa Aa

El Patriarca Alejo II de Moscú ha viajado por primera vez a Francia.

Ante los Parlamentarios del Consejo de Europa en Estrasburgo, el jerarca de la Iglesia ortodoxa ha atacado el relativismo moral que impera en occidente.

Su defensa de un concepto alternativo de los derechos humanos ha sido muy criticada por algunos analistas que le acusan de intentar justificar a ojos de la comunidad internacional las violaciones de los derechos humanos en Rusia.

En una entrevista exclusiva con EuroNews, el Patriarca explica el papel de la Iglesia ortodoxa en la Rusia actual.

EuroNews: ¿En qué campos cree que es necesaria la cooperación entre la Iglesia ortodoxa rusa con el Estado y en que ámbitos es imposible?

Alejo II: Tenemos muchos problemas comunes que debemos resolver juntos. Entre otras cosas la falta de protección social y mantener la paz y prevenir los conflictos entre las diferentes nacionalidades y religiones que coexisten en nuestro país. En Rusia, la Iglesia ortodoxa está separada del Estado, pero no de la sociedad. Servir a la sociedad es el objetivo común de nuestra Iglesia y del Estado.

Juntos trabajamos por el bienestar presente y futuro de nuestro país.

EuroNews: Ciertos intelectuales rusos han criticado lo que consideran una clericalización excesiva de la sociedad rusa. ¿Qué influencia tiene la Iglesia ortodoxa en la actual sociedad?

Alejo II: No estoy de acuerdo con esa pretendida clericalización de la sociedad rusa. Nustra Iglesia decidió a principios de los 90 que ninguno de nuestros sacerdotes podría acceder al Parlamento ni a ningún ámbito del poder. La nuestra es una misión pastoral. Tratamos de satisfacer a nuestros fieles y evitamos meternos en política.

Nuestra sugerencia de incluir en los programas escolares nociones básicas sobre la cultura ortodoxa nos parece totalmente lógica y necesaria.

Estamos convencidos de que todas las personas que se eduquen en Rusia deben conocer la historia de su propio país, incluyendo la historia milenaria del desarrollo de la fe ortodoxa en este país.

Entender las normas éticas y los principios de la cultura ortodoxa es el deber de todos los rusos.

EuroNews: ¿Qué opina de las relaciones de la Iglesia Ortodoxa rusa con las principales religiones presentes en el país?

Alejo II: Tenemos un Consejo interreligioso que se reune cuatro o cinco veces al año. En esas reuniones discutimos los problemas que hayan surgido. Tenemos buenas relaciones, no hay ninguna hostilidad, pero por supuesto, tenemos opiniones diferentes sobre algunos asuntos. Todo el mundo tiene derecho a expresar sus propias opiniones, y eso es lo que hacemos, por ejemplo en lo que se refuiere a la educación religiosa.

En ese punto mantenemos una postura inamovible. No estamos de acuerdo con los intelectuales que constatan una excesiva clericalización de la sociedad. Respetamos estrictamente el principio constitucional que dicta la separación de la Iglesia y del Estado, pero el número de creyentes en Rusia está aumentando y tenemos la obligación de alimentarles espiritualmente.

EuroNews: ¿Hablan en ese Consejo del problema de los derechos humanos en Rusia?

Alejo II: Sí. Estamos convencidos de que el problema de los derechos humanos debe ser resuelto teniendo muy presentes unas normas éticas claramente definidas.

EuroNews: Una última pregunta: ¿Cómo se puede impulsar el diálogo entre la Iglesia ortodoxa y la católica? ¿Existen dificultades especiales?

Alejo II: Creo que nos enfrentamos a muchos problemas comunes. Desde la protección de los valores éticos y espirituales, hasta la defensa de los valores familiares pasando por la resistencia a la propaganda inmoral que inunda los medios. Tenemos que hacer frente común en la defensa de los valores éticos y espirituales que para nosotros son sagrados y tenemos que transmitir esos valores a los fieles.