Última hora

Última hora

Genocidio armenio: mirando hacia atrás con ira

Leyendo ahora:

Genocidio armenio: mirando hacia atrás con ira

Tamaño de texto Aa Aa

1915, un año histórico para la nación armenia. El 24 de abril, todos los armenios tanto de la diáspora como del interior tienen los ojos puestos en este monumento en honor a las víctimas de lo que ellos siempre han calificado de genocidio. Pero las primeras masacres de armenios tienen lugar en Anatolia oriental entre 1894 y 1896. Después de una serie de manifestaciones nacionalistas, 30 mil armenios son asesinados por las milicias otomanas, la mayoría formadas por kurdos. Otros miles son asesinados en Constantinopla.

En 1915 el Imperio Otomano se bate en el frente este contra la Rusia zarista. La primera Guerra Mundial había cumplido su primer año. Muchos armenios se organizan en guerrillas para apoyar a los rusos. Para ellos es una forma de afirmar su nacionalismo en un Imperio en pleno declive.

El 24 de abril, 300 intelectuales y líderes armenios son detenidos y asesinados.

Un mes después, los mandos otomanos comienzan las deportaciones masivas de armenios de la Anatolia oriental para impedir que ayuden al enemigo ruso.

Miles son conducidos a Siria y Mesopotamia, el Irak actual.

Según los armenios, un millón y medio de personas murieron fusiladas o de hambre durante el largo periplo.

Los turcos reconocen unos 300 mil muertos armenios, pero siempre han negado que existiese una campaña sistemática para exterminarlos.

Para ellos, fue un caso de violencia interétnica en el contexto de la caída del Imperio Otomano.

La Turquía moderna nació en 1923 tras el desmembramiento del Imperio, situado del lado de los perdedores de la Gran Guerra.

El código penal turco prohibe los llamamientos en favor del reconocimiento del genocidio armenio. Cuando es un país el que toma la iniciativa, como Francia el año pasado, la reacción inmediata son las protestas oficiales e incluso las amenazas de represalias.