Última hora

Última hora

Amos Oz: "Europa tiene que ayudar a palestinos e israelíes de forma sincera, no moralizar, ni pontificar".

Leyendo ahora:

Amos Oz: "Europa tiene que ayudar a palestinos e israelíes de forma sincera, no moralizar, ni pontificar".

Tamaño de texto Aa Aa

Amos Oz: Si tuviera que resumir en una sóla palabra de qué trata mi trabajo diría: “familias”. En dos diría “familias desgraciadas” y en tres “lea mis libros”.

Amos Oz es uno de los intelectuales israelíes más influyentes en su país y más recompensados internacionalmente. Premio Príncipe de Asturias de las letras este año, Oz es autor de una veintena de novelas traducidas en 35 idiomas que exploran la naturaleza humana con la historia trágica y épica de Israel como telón de fondo.

Compromiso político y literario van a la par en la vida de este escritor y cofundador del Movimiento Paz Ahora, partidario de la creación de dos Estados para solucionar el conflicto palestino-israelí.

De la atormentada identidad de Israel ha hablado con EuroNews en su casa de Arad, en el desierto del Negev.

EuroNews: ¿Qué es su país actualmente?

Amos Oz: Israel es un sueño cumplido, un sueño hecho realidad y como tal, es decepcionante. Los sueños sólo siguen siendo hermosos, maravillosos y perfectos mientras no los has cumplido. Pero cuando lo cumples, siempre es ligeramente decepcionante.

EuroNews: Usted dice que para los medios, Israel es como una película mala del oeste. ¿Por qué?

Amos Oz: En muchas ocasiones, los medios describen el conflicto palestino-israelí como si todo fuera blanco o negro.

En ocasiones, los israelíes son los malos y los palestinos los buenos, otras veces los palestinos son los malos y los israelíes los buenos. No se trata de ser los buenos o los malos, se trata del trágico choque entre dos causas justas y legítimas.

Los palestinos están en palestina porque no tienen otra tierra, y los israelíes están en Israel porque tampoco tienen otra tierra.

Tendrán que dividirse este país y ponerse de acuerdo para dividir la casa en dos apartamentos. No hay otra alternativa.

EuroNews: Recientemente, la aparición de grupos neonazis formados por jóvenes israelíes de origen ruso ha inflamado el debate sobre el derecho a la nacionalidad israelí. ¿Cree que ha llegado el momento de que Israel preste más atención a lo que sucede en casa?

Amos Oz: No me preocupa demasiado el hecho de que media docena de jóvenes israelíes hayan pintado esvásticas en las paredes. Ese fenómeno existe en todas las sociedades y no creo que haya que darle más importancia de la que tiene.

EuroNews: Hasta hace pocos años, no cumplir el servicio militar era algo vergonzoso, pero ahora se acepta, parece una demanda legítima, ¿Por qué?

Amos Oz: Es un síntoma de la normalización que tiene lugar en la ya larga vida del estado de Israel…simplemente, algunos no quieren ser soldados.

EuroNews: ¿Quiere decir que es humano y que no tiene nada que ver con la situación política, con la guerra en el Líbano?

Amos Oz: Es la naturaleza humana. En todos los países hay gente que no está dispuesta a ser soldado. Israel era un caso especial por la amenaza existencial, todo el mundo era consciente de que existía una amenaza existencial…y yo creo que aún existe, pero no me sorprende el hecho de que algunos jóvenes israelíes no quieran ser soldados.

EuroNews: Según una reciente declaración oficial, Israel hace frontera con una entidad enemiga, Gaza, controlada por Hamas. ¿se trata realmente de una situación diferente o es sólo un cambio dialéctico?

Amos Oz: Creo que Hamas es ante todo y sobre todo un desastre para los palestinos.
Es un régimen fundamentalista, muy similar al de los talibanes en Afganistán que está oprimiendo a los palestinos de Gaza. Esencialmente, es terrible para los mismos palestinos.

EuroNews: En la frontera norte Israel linda con Siria. ¿Cree que antes o después se llegará a un acuerdo?

Amos Oz: Soy optimista, porque Siria es un país esencialmente pragmático. Israel y Siria podrían llegar a un acuerdo realista porque el de Siria es un régimen laico y pragmático. No digo que me guste ese régimen, pero al menos no es un régimen fanático.

EuroNews: Si el presidente iraní Ahmadineyahd
estuviese aquí, ¿Qué le diría?

Amos Oz: Lárgate. Ese hombre habla y amenaza Israel como un nazi, no quiero tener al diablo en casa.

EuroNews: Israel es un Estado preparado para la guerra pero, ¿Lo está también para la paz?

Amos Oz: Creo que Israel está hambriento de paz. La mayoría de los israelíes están hartos de la guerra, y lo mismo sucede con los palestinos. Déjeme que le diga algo: algunas veces el hastío es la mejor solución para una crisis no solo entre naciones o comunidades, también en el seno de las familias.

EuroNews: Usted ha dicho que Europa debería dejar de tener esa actitud moralizadora y paternalista. Pero Europa es uno de los principales socios económicos de Israel, ¿Cree que se podría hablar de unas relaciones familiares difíciles?

Amos Oz: Las relaciones entre el pueblo hebreo y Europa siempre serán complicadas. No olvidemos que los judíos fueron víctimas de Europa durante muchos siglos. No olvidemos tampoco que la creación del Estado de Israel fue en parte el resultado de la victimización de los judíos por parte de Europa. Pero conviene tener presente que también los árabes han sido víctimas de Europa.

El conflicto entre judíos y árabes es el conflicto entre dos antiguas víctimas de Europa, y eso implica una cierta responsabilidad moral en ayudar a las dos partes, no de moralizar, ni pontificar sino de ayudar de forma sincera.

Creo que los europeos tienen una especie de tic, de inclinación cuando se enfrentan a un conflicto internacional. Tienen la costumbre de protestar vigorosamente contra el malo de la película, después firman entusiastas una petición a favor del bueno y se van a dormir sintiéndose muy satisfechos de ellos mismos.

Amos Oz prefiere no hablar de su próximo libro. Los rayos X dice, pueden dañar al bebé. En cuanto al libro que le habiera gustado escribir, asegura que no puede ser otro que el que tiene en ciernes.

EuroNews: Y ¿Qué libro le gustaría ser? Usted dijo que cuando era pequeño su sueño era convertirse en un libro, no quería ser escritor, sino convertirse en libro. ¿cuál sería el elegido?

Amos Oz: Es una pregunta difícil. Es como si me preguntara a cuál de mis hijos prefiero. Pero no me importaría ser un libro de Antón Chejov, una colección de relatos de Chejov, porque es mi ídolo y mi mentor literario.

EuroNews: En un momento de su vida, cambio su apellido por el de Oz. ¿Es cierto que de haber elegido ahora su elección sería completamente diferente?

Amos Oz: Tal vez sería diferente. Cuando tenía 14 años, me rebelé contra los valores paternos, decidí que sería todo lo que mi padre no era, y no ser lo que era él. Él era intelectual. Yo decidí ser granjero. Él era académico, yo decidí conducir tractores. Él era bajito, yo decidí ser altísimo, aunque bueno, no funcionó. Y cambié mi apellido por Oz que en hebreo significa “fuerza” y “valentía” …que era lo que más necesitaba a los 14, cuando me rebelé contra mi padre. Ahora tengo más confianza en mi mismo, no necesito llevar la fortaleza inscrita en mi apellido.