Última hora

Última hora

El horror estalló a las 7:37 AM, plena hora punta en la estación de Atocha

Leyendo ahora:

El horror estalló a las 7:37 AM, plena hora punta en la estación de Atocha

Tamaño de texto Aa Aa

En menos de cinco minutos, 12 de las 13 bolsas con explosivos colocadas en los trenes por los terroristas explotaron provocando la muerte a 191 personas e hiriendo a 1.857. Todo estaba calculado para provocar la matanza y casi todo salió según los cálculos de los terroristas. En los primeros instantes fueron los propios supervivientes quienes ayudaban a los heridos.

Ervigio Corral tuvo que coordinar las tareas de los servicios de emergencias: “Era muy difícil pasar al lado de las personas, yo me pasé por el tren de Atocha nada mas llegar para echar un vistazo e informar de lo que teníamos ahí porque quería saber, dimensionar un poco el problema, y realmente la gente te pedía ayuda inmediatamente, era terrible, incluso con los ojos porque la mayoría no podía hacerlo de otra manera”.

La solidaridad con las víctimas fue inmediata y espontánea, los atentados mataron a trabajadores, estudiantes, parados, inmigrantes… y cada uno con su historia.

Ángeles Pedraza, que llega a la entrevista con su psicóloga, perdió a su hija de 25 años. “Llevaba casada dos años, acababa de comprarse un piso, esa semana firmaba las escrituras… Y para celebrarlo ése mismo día se iba a Londres con su marido para pasar cuatro días, y estaban pensando en tener un hijo”.

Más de 2.000 personas se vieron directamente golpeadas por las bombas, pero el efecto de el peor atentado de la historia europea después de Lockerbie, fue global.