Última hora

Última hora

La espiral petrolera y la subida del pan, dos caras de una misma moneda

Leyendo ahora:

La espiral petrolera y la subida del pan, dos caras de una misma moneda

Tamaño de texto Aa Aa

Los fuertes ascensos registrados desde el verano en las materias primas forman parte del mismo fenómeno de una demanda insaciable y una oferta que no crece al mismo ritmo. El fuerte consumo en países emergentes se refleja así en los precios, también la especulación de los inversores que huyen de la zona dólar y compran activos antes poco interesantes.

A medida que cae el billete verde, se encarece el petróleo. El Texas ha llegado a superar así el nivel de los 96 dólares. Algo parecido sucede con el cobre. La tonelada se vende en 7760 dólares para fortuna de países como Chile. El precio del trigo también se dispara por una gran demanda e indirectamente por una subida en las gasolinas, porque al aumentar el atractivo de los biocarburantes, se dedican más hectáreas para colza y menos para el trigo o la cebada.

El resultado en el sector pesquero es preocupante.
En Bretaña se faena menos.

Un pescador bretón:
“Actualmente, con estos precios no merece la pena hacerse a la mar. En los grandes barcos pesqueros el precio del gasoil supone ahora el 30% de la facturación.”

Y si cuesta cada vez más faenar, porque además hay que navegar más lejos ante un recurso escaso, el precio del pescado se dispara en las lonjas.

En Francia los pescadores protestan ante la pasividad del gobierno que no reduce de momento la fuerte fiscalidad en los carburantes.