Última hora

Última hora

La locomotora británica pierde velocidad

Leyendo ahora:

La locomotora británica pierde velocidad

Tamaño de texto Aa Aa

La desconfianza entre los bancos a prestarse dinero, a consecuencia de la crisis hipotecaria de Estados Unidos, ha terminado pagándola la economía del Reino Unido, porque el acceso al crédito en ese país es ahora más caro y más difícil.

Los tipos de interés en el 5,75% han logrado poner a raya la inflación, pero el resultado ha sido que la actividad en el poderoso sector servicios pierde fuelle, mientras se constata una caída en el ramo industrial.

En las finanzas, el turismo, el comercio o el transporte se registra el ritmo más bajo de contratación de los últimos cuatro años.

Las fábricas sufren también por una libra esterlina que encarece sus exportaciones a un mercado estadounidense también menos comprador.

La subida en el precio de la energía también hace mella en los negocios.

El Reino Unido parece terminar así uno de sus más largos ciclos de expansión económica desde la postguerra.