Última hora

Última hora

Vojislav Seselj, el demagogo de la "Gran Serbia"

Leyendo ahora:

Vojislav Seselj, el demagogo de la "Gran Serbia"

Tamaño de texto Aa Aa

Hace cuatro años, Vojislav Seselj abandonaba Belgrado con destino a La Haya entre vítores y aplausos de sus partidarios. El antiguo primer ministro y ex-jefe de la milicia serbia se entregaba voluntariamente al TPI, convencido de su inocencia, a pesar de los cargos que se le imputaban.

Su popularidad seguía intacta. Dos días antes, había sido reelegido casi por unanimidad como presidente del Partido Radical Serbio que el mismo fundó en mil novecientos noventa y del que todavía hoy es la máxima autoridad. “Me siento muy orgulloso de poder defender a los diezmil voluntarios del partido que han luchado en el frente por una causa honorable”, decía desafiante antes de partir hacia Holanda.

Los voluntarios a los que se refería son los “seseljevci”, los hombres de Seselj, literalmente. Un temido escuadrón de paramilitares cuya misión era defender el nacionalismo serbio en Bosnia y Croacia, tras el estallido de la guerra. Persecuciones, deportaciones, asesinatos, torturas. La limpieza étnica de bosnios y croatas estaba en marcha. Cualquier método, por sanguinario que fuera, estaba justificado para alcanzar el demencial sueño de los ultra-nacionalistas. “Vamos a crear la Gran Serbia decía enfervorizado Seselj. Vamos a unir la República de Serbia, la República de Montenegro, la República Serbia de Bosnia y la república de Krajina”.

Orado carismático, de discurso populista, manipulador, impulsivo y violento. Así es Vojislav Seselj. El hombre al que Slobodan Milosevic consideraba su adversario político más querido.