Última hora

Última hora

Tusk el conciliador

Leyendo ahora:

Tusk el conciliador

Tamaño de texto Aa Aa

La cohabitación se presenta difícil entre estos dos hombres a quienes todo separa y ex rivales en las presidenciales de 2005. Hoy, sin su hermano Lech como número uno del gobierno, el presidente ve sus poderes muy mermados frente a su primer ministro en un sistema en el que el presidente reina pero no gobierna.

Desde su nombramiento, Tusk anunciaba vientos de cambio. “En el día de hoy, tras varios meses de intenso conflicto político y de valores puedo decir a los polacos que la guerra política ha terminado” Pocas semanas antes, durante la campaña electoral, el líder de la Plataforma Cívica se reunió en Londres con la comunidad polaca y les aseguró que el sueño británico también era posible en su tierra natal.

Entre dos discursos sobre la orientación liberal que daría a Polonia en caso de victoria, Tusk respondía así a una pregunta sobre una posible cohabitación: “Yo les digo: soy diferente, no apruebo vuestras acciones, vuestras ideas socialistas me irritan. Pero pese a todo ello, me atrevo a decirles: veamos lo que podemos hacer juntos…es la única forma de enfocar las cosas”

Pragmatismo, moderación, un cóctel susceptible de seducir a los socios europeos abiertamente satisfechos del cambio de guardia en Polonia. Tusk fue uno de los líderes más críticos con la política Exterior del tándem Kaczynski. Tras dos años marcados por los enfrentamientos sistemáticos en Bruselas, el nuevo primer ministro ha prometido el ansiado acercamiento

Se espera que a nivel bilateral, los primeros esfuerzos se centren en reanudar el diálogo con Alemania. Con Tusk al frente del Ejecutivo polaco, las relaciones con Estados Unidos también podrían cambiar, aunque no en el mismo sentido.

El primer ministro ya ha hecho saber que piensa retirar a los 900 soldados polacos desplegados en Irak. Además, tiene la intención de exigir una contrapartida financiera por dejar que Washington instale en su país elementos de su escudo antimisiles.

Salvo sorpresas, el anunciado deshielo llegará también a tierras rusas. Desde hace un año, Varsovia y Moscú han cerrado los canales de comunicación. Los hermanos Kaczynski no consiguieron digerir el embargo ruso sobre la carne polaca. Su respuesta fue el bloqueo de las cruciales negociaciones económicas entre Moscú y la Unión Europea.