Última hora

Última hora

Chirac atrapado por su pasado

Leyendo ahora:

Chirac atrapado por su pasado

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado 19 de julio, Jacques Chirac prestaba declaración por primera vez ante un juez. El ex presidente francés respondía en calidad de testigo a las preguntas del magistrado Alain Philibeaux en sus oficinas parisinas. Un último privilegio para el hombre que acababa de perder la inmunidad el 16 de junio, un mes después de haber dejado el cargo.

El pasado empieza a atrapar a esta figura preminente de la vida política francesa

El caso se remonta a los años en los que Chirac estaba al frente de la alcaldía de París.

La justicia investiga su papel en el escándalo de los “empleos ficticios” en beneficio de la Agrupación Para la República, el partido de Chirac entonces.

Un delito de financiación ilegal de partidos por el que el ex adjunto de finanzas de la alcaldía de París, Alain Juppé, fue condenado a 14 meses de cárcel en 2004.

Juppe formaba parte del círculo de fieles de Chirac que le nombró primer ministro al principio de su primer mandato presidencial.

Sólo la inmunidad de la que gozaba el presidente evitó que los jueces le interrogaran antes como explicaba este periodista de Le Figaro el pasado junio.

“Puede ser condenado a una pena similar a la de Alain Juppé, porque, de todas formas, una parte de los hechos por los que Juppé fue condenado son los mismos que se le reprochan actualmente a Chirac.
Más claro: si Jacques Chirac no hubiera sido presidente, le habrían juzgado al mismo tiempo que a Alain Juppé, además, él era el superior de Alain Juppé”.

Sin embargo el presidente ha sido imputado por el escándalo de los empleos de favor que eran remunerados por la Alcaldía de París.

En este dossier hay una veintena de sospechosos de haber atribuido o haberse beneficiado de esos empleos de favor. Entre ellos figura el del conductor de un antiguo prefecto cuyo contrato fue firmado de puño y letra por Chirac cuando dirigía la capital francesa de 1977 a 1995.