Última hora

Última hora

Australia ha optado por el cambio en las elecciones generales de este sábado

Leyendo ahora:

Australia ha optado por el cambio en las elecciones generales de este sábado

Tamaño de texto Aa Aa

El artífice del éxito de los laboristas, que vuelven al poder tras 11 años en la oposición es Kevin Rudd, antiguo diplomático de 50 años, que durante la campaña se ha presentado como el líder de una nueva generación. “Queremos ser la generación que tome las oportunidades de hoy para construir la Australia de mañana” decía en la celebración de la victoria. “Esta es la misión que tenemos como próximo Gobierno de este país, pero queremos hacer esto trabajando con todos los australianos como si fuésemos uno solo. Mañana, y esto se lo digo a mi equipo, nos pondremos la ropa de trabajo, estaremos preparados para el trabajo duro, para la gran tarea. Y mientras, os podéis tomar una taza de té bien cargado” bromeaba.

En la campaña Rudd ha prometido retirar las tropas de Irak y firmar el Protocolo de Kioto, un duro golpe para Washington, aunque hoy ha asegurado que Australia mantendrá una estrecha relación con Estados Unidos.

Precisamente la estrecha relación con la Casa Blanca es uno de los factores que más ha pesado en la aplastante derrota del primer ministro saliente John Howard, que si bien pude presumir de su éxito en la gestión macroeconómica, acusa el desgaste de 11 años en el Gobierno.

Su fidelidad a Washington en lo referente a Irak y el protocolo de Kioto y la batería de reformas sociales impopulares puestas en marcha en los últimos años de Gobierno han hecho el resto para apuntalar su derrota.

Con la mayoría del voto escrutado, los conservadores obtienen 47 escaños frente a los 86 que consiguieron en las elecciones de 2004. Los laboristas obtendrán entre 72 y 80 de los 150 asientos del Parlamento de Canberra.