Última hora

Última hora

"Queremos crear un anillo de amigos alrededor de Europa", Benita Ferrero Waldner

Leyendo ahora:

"Queremos crear un anillo de amigos alrededor de Europa", Benita Ferrero Waldner

Tamaño de texto Aa Aa

La comisaria de asuntos exteriores, Benita Ferrero-Waldner, fue jefa de la diplomacia austriaca. Se declara partidaria de reforzar en los próximos años el papel de la política de vecindad de la Unión Europea. Esta doctrina consiste en toda una serie de acuerdos bilaterales que vinculan a la Unión Europea con sus vecinos del Sur y del Este. Esta política de vecindad es también un intento de crear en torno a Europa un cinturón de seguridad en relación a zonas inestables del Cáucaso, Oriente Medio y Norte de África. Rusia rechazó hace varios años el formar parte de este sistema.

EuroNews: Comisaria, ¿Teme usted la situación actual en Rusia?

Benita Ferrero-Waldner: Permita decirle lo siguiente. Creo que dije muy claramente tras los comicios rusos que había que analizar ese proceso electoral en su conjunto. Pues bien, me parece que en Rusia están ausentes tanto la representatividad de la Duma, la asamblea rusa, como la libertad de prensa. De hecho, esta situación ha sido corroborada tanto por el Consejo de Europa, como por la asamblea de la OSCE, ambas instituciones han formulado críticas a Rusia.

EuroNews: ¿Qué me dice usted sobre las manipulaciones y abusos en las urnas?

FW: La lectura que hacemos se basa sólo en lo que han dicho los observadores, tanto durante la fase preelectoral, como durante las elecciones. Hay elementos negativos como la detención de políticos de la oposición, o de ONGs, también se ha denunciado una suerte de fraude.

EN: Europa no parece tener una posición única. ¿Cómo maneja esta situación en calidad de comisaria?

FW: En primer lugar tendría que decir que nosotros como institución comunitaria hemos reaccionado con el mismo mensaje y creo que eso es importante. En segundo lugar, considero que Rusia sigue siendo un socio estratégico siempre y cuando continuemos trabajando con Rusia. Nos gustaría ver que las próximas elecciones presidenciales sean observadas por la OSCE de una manera apropiada.

EN: Si nos fijamos en un mapa europeo, el espacio de la política de vecindad europea corresponde al territorio que los rusos denominaban el “extranjero próximo”…

FW: Bueno se trata de la parte Este de nuestra política de vecindad, pero esta política de vecindad afecta a todos los países próximos geográficamente a la Unión Europea ampliada. Eso significa que hay una parte sur, concretamente el Mediterráneo sur, exceptuando a Turquía, país candidato.

EN: ¿Qué piensa usted de la Unión Mediterránea propuesta por el presidente francés, Nicolas Sarkozy? ¿Piensa usted que podría ser complementaria de la política de vecindad?

FW: Creo que podemos ser favorables hacia este proyecto, a condición de que el “acervo” logrado, es decir lo que hemos conseguido hasta ahora, se incluya dentro del proceso de Barcelona. Esta es en efecto una política complementaria. Se trata ahora de reforzarla y de darle valor añadido.

EN: ¿Por qué 2008 va a ser importante, fundamental para la política de vecindad?

FW: Creo que será muy importante, porque queremos que sea una realidad cada día para los ciudadanos de los países asociados. También queremos mostrar a nuestros propios ciudadanos que tendremos más estabilidad, más prosperidad y más seguridad si trabajamos con esos países. Piense usted en la emigración. Si ayudamos a nuestros vecinos, será normal que en lugar de venir aquí, la gente se quede en sus países, con sus familias, porque tendrá empleo allí. Por consiguiente, para resolver la problemática de la emigración, es necesario lograr mejores relaciones comerciales con esos países.

EN: ¿Se trata esta política de un segundo círculo al rededor de una Europa a dos velocidades? Segundo o tercer círculo tal vez.

FW: Lo que quisiéramos evitar es dividir Europa, trazar líneas de separación incluso con nuestros vecinos inmediatos. Lo que deseamos es en realidad crear un anillo de amigos alrededor de nosotros, pero amigos que estén en la misma línea y en el mismo nivel. Tenemos por supuesto que ayudarles para que alcancen ese nivel.

EN: ¿Continúa aún en la Unión Europea la preocupación de no parecerse a una fortaleza?

FW: Absolutamente. No sólo no queremos parecer una fortaleza. En realidad no somos una fortaleza. De hecho, queremos ver más bien donde podemos construir puentes; por eso creo que la política de vecindad supone tender un puente muy sólido y muy ancho hacia nuestros vecinos inmediatos.”