Última hora

Última hora

El Tratado de Lisboa, cambios y novedades

Leyendo ahora:

El Tratado de Lisboa, cambios y novedades

Tamaño de texto Aa Aa

Una de las primeras diferencias que hay que destacar entre la malograda Carta Magna y el Tratrado aprobado por los 27 en Lisboa es que la palabra Constitución ha desaparecido.

La Carta Europea de Derechos Fundamentales que ocupaba toda la parte segunda del Tratado constitucional, no figura tampoco en el nuevo documento aunque se incluye una mención que le dará fuerza vinculante excepto para el Reino Unido y Polonia.

En lo que se refiere a Política Exterior el jefe de la diplomacia europea seguirá llamándose Alto Representante y no “Ministro” como se había propuesto en el proyecto de Constitución.

Este Alto Representante tendrá más poderes y también más funciones. Además de presidir el Consejo de Ministros de Exteriores ocupará la vice presidencia de la Comisión Europea.

En cuanto al sistema de voto, el Tratado de Niza seguirá vigente hasta 2014 año en el que empezará un periodo de transición que durará hasta 2017 cuando el sistema de la mayoría cualificada entre en vigor definitivamente.

Una decisión necesitará entonces el respaldo de quince países o el 55% de los Estados miembros que representen al 65% de la población europea.

El nuevo reparto de escaños en el Parlamento europeo estará vigente a partir de la legislatura de 2009-2014. La Eurocámara tendrá un total de 750 eurodiputados más el presidente. Cada país tendrá un máximo de 96 escaños y un mínimo de 6.

Al igual que en el proyecto de Constitución se preveía una Comisión reducida en la que el número de comisarios fuese equivalente a dos tercios de los Estados miembros a partir de 2014, el nuevo Tratado comtempla también esta reforma.

Con el nuevo tratado se pone fin a la presidencia rotatoria. El presidente del Consejo será elegido por los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión. Su mandato durará dos años y medio y sólo podrá renovarse una vez.

En este Tratado que no remplaza a todos los anteriores sino que los enmienda, tampoco se hará referencia a ninguno de los símbolos de la Unión como la bandera, el himno o el euro aunque éstos seguirán existiendo.