Última hora

Última hora

El lavado de cara del Barrio Rojo de Amsterdam

Leyendo ahora:

El lavado de cara del Barrio Rojo de Amsterdam

Tamaño de texto Aa Aa

3 de cada 4 locales de exhibición cerrarán sus puertas. Un lavado de cara con el que el Ayuntamiento quiere devolver “la imagen romántica” al centro de la capital holandesa. El colectivo de prostitutas no ha dudado en acudir al consistorio para vérselas con los ediles y defender su actividad, una profesión legal, en Holanda, desde el 2000.

“Están ignorando a todas aquellos profesionales del sexo que trabajan dentro del marco legal que rige el distrito rojo”, se queja Mariska Majoors, la portavoz del centro de información para prostitutas.

El ayuntamiento alega que reduciendo el número de locales intenta poner fin a la trata de mujeres que todavía se produce en el sector. “Los turistas no tienen por qué sentirse avergonzados al ver estos escaparates. Y servirá para asegurarnos de que las prostitutas que ejerzan en esta parte de la ciudad no lo harán coaccionadas”, asegura Lodewijk Asscher, parlamentario holandés.

Algunos colectivos contrarios a la reforma sospechan, que, las autoridades quieren deshacerse no sólo de las vitrinas, sino de algunos coffeeshops y de restaurantes baratos para implantar otros comercios que atraigan a una clientela más selecta.