Última hora

Última hora

Recursos para concretar un futuro Estado palestino

Leyendo ahora:

Recursos para concretar un futuro Estado palestino

Tamaño de texto Aa Aa

El plan de desarrollo del primer ministro palestino ha convencido a los donantes; ahora falta financiarlo para encarrilar el Estado al que aspiran los palestinos. La situación en los territorios es alarmante. La economía se hunde y compromete las posibilidades de poner en pie una estructura política estable.

El futuro Estado, que ya estaba dividido geográficamente, también lo está ahora políticamente. Desde que Hamas tomó el control de Gaza el pasado junio, la franja está completamente aislada del mundo. La fractura económica entre las dos entidades territoriales se agrava.

Mientras que en 2006 el paro disminuyó en Cisjordania, en Gaza alcanzó un preocupante 35%. Igual de alarmante es el índice de la pobreza en Gaza, que sin embargo permanece relativamente estable en Cisjordania. En cuanto a los palestinos que trabajan en Israel han pasado del 25 al 12% en Cisjordania y del 15 al cero% en Gaza.

Los donantes han prometido que a pesar de la situación política, del 35 al 40% de los fondos se destinarán a la franja de Gaza, donde todas las organizaciones en el terreno coinciden en que las ayudas urgen

El precio de los alimentos básicos ha aumentado entre un 30 y un 40%. El 80% de la población depende de las ayudas humanitarias. La producción de las empresas privadas ha caído del 76 al 11%. Por si fuera poco, la franja sigue dependiendo enormemente de la electricidad israelí.

La situación es especialmente alarmante en los hospitales. Los bloqueos israelíes y los cortes eléctricos comprometen las posibilidades de curación de algunos pacientes, sobre todo, de los que necesitan cuidados especiales que no pueden ser dispensados in situ.

Habla el doctor Ambrogio Manenti, director de la oficina de la OMS en Gaza y Cisjordania: “La situación se ha vuelto intolerable. En las últimas semanas han muerto varios pacientes porque los permisos para trasladarlos no han llegado a tiempo. Además, hay un problema muy serio de suministro eléctrico que dificulta sino imposibilita el funcionamiento normal del hospital y de los servicios sanitarios”

Los donantes han hecho hincapié en que la economía palestina no podrá levantar cabeza si perduran los bloqueos israelíes. Además, señalan, ninguna inversión extranjera es posible en las actuales condiciones.