Última hora

Última hora

La Comisión se enfrenta a Alemania para reducir las emisiones de Co2 del parque móvil europeo

Leyendo ahora:

La Comisión se enfrenta a Alemania para reducir las emisiones de Co2 del parque móvil europeo

Tamaño de texto Aa Aa

El gobierno alemán está furioso. La Comisión Europea ha propuesto este miércoles una serie de medidas para controlar las emisiones de Co2 que incluye fuertes sanciones contra los fabricantes de automóviles que sobrepasen los nuevos límites fijados por Bruselas. De los constructores europeos, los alemanes son los más perjudicados, ya que están especializados en vehículos de gran cilindrada.

“Si la Unión Europea quiere conseguir los objetivos que se ha fijado en materia de emisiones decía el comisario de Medio Ambiente, es necesario que colaboren todos los sectores de nuestra industria. Incluyendo el sector automovilístico. Es lo justo”, concluía Stavros Dimas.

La Comisión quiere reducir el límite de emisiones de Co2 por vehículo de los 160 gramos por kilómetro actuales a 120 en 2012. Lo que quiere decir que los constructores deberán fabricar automóviles que emitan como mucho 130 gramos de Co2, confiando en que los biocarburantes economicen los 10 gramos restantes. Angela Merkel considera que esta medida tendrá graves repercusiones en el sector germano.

“Creemos que la vía escogida no es la acertada desde el punto de vista económico decía la canciller alemana. Porque contradice las conclusiones y las recomendaciones de la propia Comisión. Y perjudica, sobre todo, al sector automovilístico germano. Así que, no, no estamos nada contentos”.

La propuesta de Bruselas prevé además sanciones que irán aumentando progresivamente de los 20 a los 95 euros por cada gramo de Co2 de más que emita cada vehículo.

Para entrar en vigor, el texto de la Comisión deberá ahora someterse a la aprobación del Parlamento Europeo, donde seguramente se desate una guerra abierta entre los países productores de automóviles más pequeños, como Francia, Italia o España, y los fabricantes de coches más potentes, como Alemania y Suecia.