Última hora

Última hora

Iowa, punto de partida del proceso electoral en Estados Unidos

Leyendo ahora:

Iowa, punto de partida del proceso electoral en Estados Unidos

Tamaño de texto Aa Aa

Iowa es el punto de partida de un largo y complejo proceso electoral que durará cerca de un año y tras el cual los estadounidenses conocerán al 44 presidente de su país.

Los resultados del “caucus” de Iowa suponen la primera prueba de fuego para los políticos que participan en la carrera por la Casa Blanca.

Tras Iowa, otra de las grandes citas será el próximo 5 de febrero cuando 22 Estados celebren sus primarias. El 3 de junio se votará en el último Estado. Las primarias culminarán con la selección de un candidato demócrata y otro republicano.

Por ahora 8 demócratas están en liza para la investidura. Los hay conocidos, muy populares pero también los hay prácticamente anónimos. Entre los más mediatizados se encuentran los dos principales aspirantes: la senadora por Nueva York, Hillary Clinton, y el senador por Illinois, Barack Obama. Los últimos sondeos adelantan un empate casi virtual entre ambos. Les sigue de cerca el ex senador John Edwards.

En el campo republicano hay siete aspirantes a la candidatura y mucha más incertidumbre. Entre los favoritos por el trofeo conservador se encuentran el antiguo pastor reconvertido en político, Mike Huckabee, y el ex gobernador de Massachussets, Mitt Romney. Les siguen el ex alcalde de Nueva York, Rudolph Guliani, y el senador de Arizona, John McCain.

Tras la pausa del verano será el turno de los delegados elegidos en las primarias y en los “caucus” que se reunirán en las convenciones de sus respectivos partidos para confirmar el voto de los electores.

Así, entre el 25 y el 28 de agosto la Convención demócrata nombrará a su candidato a la presidencia. Lo mismo ocurrirá en la Convención republicana que se celebrará entre el 1 y el 4 de septiembre. El proceso electoral llegará a su fin el 4 de noviembre con los comicios presidenciales.

Según los analistas, la de 2008 será una campaña muy reñida. La única certitud que existe para ellos, por el momento, es que será la campaña más larga además de la más cara de la historia de Estados Unidos.