Última hora

Última hora

Francia dice no a los transgénicos

Leyendo ahora:

Francia dice no a los transgénicos

Tamaño de texto Aa Aa

Francia ha suspendido el cultivo del maíz transgénico M-810, desarrollado por el gigante norteamericano Monsanto. Ésta era la única planta genéticamente modificada que se cultivaba en territorio francés.

Se cumple la reivindicación de José Bové: el líder antiglobalización francés llevaba más de una semana en huelga de hambre. Le ha puesto fin con esta sopa, compartida, en el centro de París.

El ejecutivo francés se ha acogido a la cláusula de salvaguarda prevista por la Unión Europea, para prohibir provisionalmente su producción y su venta, por sus riesgos para la salud y el medio ambiente, a la espera de que Bruselas se pronuncie de nuevo sobre la materia.

El combate, ha dicho, no ha terminado… pero para él, una Francia sin transgénicos es muy importante tanto para los agricultores, para los consumidores, y para la sociedad en general.

A los agricultores les preocupa, como explica el presidente de su federación, Jean-Michel Lemetayer, que esta decisión pueda restar objetividad al debate sobre el proyecto de ley que se celebrará dentro de unas semanas.

La decisión llega con la guerra de los transgénicos al rojo vivo. La Unión Europea se expone a represalias por parte de los países productores de estos alimentos, con Estados Unidos y Canadá a la cabeza, por no haber levantado antes de la pasada medianoche, como establecía la Organización Mundial del Comercio, las trabas a la entrada de estos productos.