Última hora

Última hora

Ernest-Antoine Seillière: " Las empresas europeas son competitivas"

Leyendo ahora:

Ernest-Antoine Seillière: " Las empresas europeas son competitivas"

Tamaño de texto Aa Aa

El petróleo está por las nubes y el cambio del euro frente al dólar marca récord tras récord. Gobiernos y empresarios se interrogan, sobre la oportunidad de un recorte de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE). Ernest-Antoine Seillière es el presidente de BussinessEurope, una patronal europea que representa a más de veinte millones de empresas. Conversamos con él para hacer una radiografía de los riesgos para la economía en Europa.

Euronews: Señor Seillière, la crisis financiera podría transformarse en una crisis económica planetaria. Hay debate sobre la inflación, el poder adquisitivo, la precariedad, los problemas de las empresas. ¿En su opinión, hasta donde están dispuestos los gobiernos a recortar para salvar el sistema financiero?

Ernest-Antoine Seillière: “Si, bien, como sabe la situación es incierta. Y es la incertidumbre la que crea problemas por todas partes. Porque los agentes económicos, cuando desconocen el alcance y la duración de una crisis, no están a gusto y esto influye sobre sus decisiones. Es evidente que los gobiernos son cada vez más conscientes e, inevitablemente, si la crisis se amplifica, se convertirá en su problema, y yo diría más, en un asunto de concentración internacional”.

Euronews: ¿Es buena la salud de las empresas europeas?

E-A. Seillière: “Las empresas europeas son competitivas, sin ningún género de dudas porque si no lo fuesen, estarían en quiebra o serían objeto de fusión, así que podemos decir que el sistema de producción europeo es competitivo. Concretando, si la crisis bancaria no se supera y si las dificultades y la incertidumbre persisten, esto tendrá una consecuencia: la reducción de los créditos y, nosotros sabemos que el crédito es el oxígeno de las empresas”.

Euronews: A propósito de la crisis monetaria, el euro no está lejos del dólar con sesenta, el petróleo por encima de los 100 dólares el barril. ¿Cuáles van a ser las consecuencias para las empresas europeas?

E-A. Seillière: “La subida del euro, una subida incontrolada que se amplifica, no es ninguna ventaja para Europa. Esto penaliza las exportaciones en sectores muy sensibles como la aeronáutica, la industria o los productos de lujo; pero digamos las cosas como son: el alza del precio del petróleo que es uno de los factores de la inflación y de la crisis económica, encuentra en Europa una compensación. Nosotros pagaríamos nuestro petróleo un 40% más caro si no hubiera el diferencial entre el euro y el dólar, y Dios sabe si importamos”.

Euronews: Ya tenemos grandes grupos industriales europeos que para hacer frente al aumento de valor del euro anuncian deslocalizaciones. ¿Realmente, es esta la única solución posible?

E-A. Seillière: “Desde hace cinco años, en plena globalización, el tema de las deslocalizaciones es constante, pero hemos creado en Europa nueve millones de puestos de trabajo. Tenemos la sensación de que no hay que exagerar y esto es lo que están haciendo desde un punto de vista político, provocar inquietud con las deslocalizaciones”.

“Hay algunas necesarias para asegurar la competitividad europea, como por ejemplo producir determinadas cosas en el exterior, que se fabrican a un mejor precio. Estas son deslocalizaciones que mantienen activos sectores enteros, en Europa: o sea que debemos felicitarnos también del crecimiento de los países emergentes porque nos beneficiamos”.

Euronews: En Europa, los trabajadores piden cada vez más ser también partícipes de los beneficios de sus empresas. Pero a la vez, los empresarios se quejan de la rigidez del sistema social ¿Cuál es la verdadera contradicción entre la Europa social y la Europa industrial?

E-A. Seillière: “Estamos muy orgullosos del modelo social europeo que se puede resumir así: cuando hay crecimiento, una parte se destina a la organización del sistema de protección social. Los países nórdicos son todo un ejemplo”.

Son ellos los que han inventado este término “flexiseguridad”, una palabra rara pero responde bien a su significado: no hay que proteger el empleo, sino al trabajador para que, llegado el caso, encuentre rápidamente otro puesto y si es posible, gracias a la formación, un trabajo de mayor calidad”.

Euronews: Para hacer esto que usted dice. ¿hace falta sacrificar la disciplina presupuestaria europea para favorecer el empleo y el crecimiento?

E-A. Seillière: “Escuche, la posición de las empresas en este asunto es absolutamente clara: aumentando los déficit públicos no arreglaremos nada y, por lo tanto, nosotros las empresas estamos radicalmente en contra de la flexibilización del pacto de estabilidad y de las posibilidades que tenemos para coger el toro por los cuernos y hacerlo mejor”.

Euronews: Usted dirigió el Medef, el Movimiento de Empresas de Francia, que está en el ojo del huracán por una crisis moral, sin precedentes. ¿Puede una patronal comprar la paz social pagando a los sindicatos?

E-A. Seillière: “En absoluto. El hecho que ha trascendido es que una federación miembro de la patronal francesa tuvo un comportamiento propio de otros tiempos, absolutamente condenable y que fue un golpe duro, para la patronal y para la opinión pública”.

“Pero las reacciones de la patronal y de todos los asociados de la federación afectada, que es la de la industria metalúrgica, han sido reacciones acertadas, rápidas y que han dado lugar a un sistema transparente y moderno. Digamos que el problema ha quedado atrás”.

“Estamos en vías de pasar página con iniciativas de gran calidad y para mi, que he sido un poco el fundador de la patronal francesa, ver como la institución reacciona, es una razón de peso para suponer que la organización saldrá mucho más reforzada de la crisis”.

Euronews: Muchas gracias.