Última hora

Última hora

Veltroni: "La hipótesis de una gran coalición no existe: quien gana gobierna"

Leyendo ahora:

Veltroni: "La hipótesis de una gran coalición no existe: quien gana gobierna"

Tamaño de texto Aa Aa

“Si puo’ fare”, “podemos conseguirlo”: el eslogan del demócrata Barack Obama se ha convertido en su divisa y en su fórmula mágica. Walter Veltroni, líder y candidato del Partido Demócrata a las legislativas italianas del 13 y 14 de abril cree que la victoria contra su rival Silvio Berlusconi es posible. Los sondeos que le daban perdedor hace algunos meses reflejan ahora que la suerte no está echada. Por eso, en los últimos días de campaña, Veltroni y su equipo trabajan a todo gas para intentar convencer a los indecisos de que pueden marcar la diferencia. EuroNews le ha entrevistado en el cuartel general de su partido en Roma.

EuroNews: ¿Cómo es la Italia que va a las urnas?

Veltroni: Es un país con un gran potencial pero con un sistema político que ha bloqueado ese potencial. Italia es un país con talento, hay pequeñas y grandes empresas, tiene la cultura, la investigación. Entre los jóvenes del país hay una gran voluntad de hacer y de innovar, pero hay un sistema político que tiene tendencia a reproducir todo el tiempo la misma lógica, los mismos esquemas, el mismo lenguaje.

EuroNews: Pero también es una Italia pobre y de alguna forma desmotivada. El PIB disminuye. En los sueldos, España y Grecia nos han dejado atrás.

Veltroni: Desde el año 2000 los salarios están bloqueados y las pensiones son demasiado bajas. Hay que poner al país en condiciones para volver a arrancar. Eso significa trabajar para que las pequeñas y medianas empresas puedan desarrollar su vocación y sus características: reducir los impuestos y reducir el gasto público. Hay que emprender juntos un trabajo de gran rigor en términos económicos pero que al mismo tiempo contribuya al desarrollo.

EuroNews: Hace dos años, Prodi nos dijo que su prioridad eran las reformas; las liberalizaciones y la ley sobre el conflicto de intereses.

Veltroni: Mis prioridades son dos: La primera es social. En estos momentos, las familias italianas viven dificultades reales. Con los aires de recesión que nos van a llegar de los Estados Unidos de Bush y con el factor añadido de la fragilidad italiana, es más que probable que tengamos una situación general muy difícil. Hay que acabar con la precariedad en la que se encuentran millones y millones de italianos. Esa precariedad se está convirtiendo en un factor social difícil de gestionar. Esa es la primera parte. La segunda es la reforma institucional. Hay que reducir a la mitad el número de diputados, hay que tener una sóla Cámara que legisle, hay que llevar a cabo una serie de intervenciones contra la fragmentación de las instituciones políticas porque si por un lado reparamos el coche y por otro, volvemos a arrancarlo, tendremos todas las condiciones, las posibilidades y la energía para salir de una situación difícil.

EuroNews: En portada de la prensa, incluída la prensa internacional, la imagen de Italia es la de la basura amontonada en Nápoles, que revela la falta de un Estado fuerte.

Veltroni: Ese es precisamente el problema. El problema es que hay que reforzar las instituciones y reafirmar el principio de que la democracia debe decidir. El caso de Nápoles es significativo: una cadena de indecisiones produce situaciones de este tipo. Hay que tomar decisiones y asumir las responsabilidades, pero se necesita un sistema político e institucional que tenga la fuerza y la credibilidad necesarias para hacerlo.

EuroNews: Alitalia y sus empleados ¿podrían convertirse en víctimas de la campaña electoral italiana?

Veltroni: Sí, en cierta forma, sí. Podrían ser víctimas porque bajo mi punto de vista han sido instrumentalizados de una forma irresponsable. Se trata de asuntos complejos, hay una negociación en marcha, y lo que hay que conseguir es que desemboque en un resultado que tenga el menor impacto social posible y que respete y permita relanzar el aeropuerto de Malpensa como centro neurálgico del país y no como centro de la compañía nacional. Es lo que debería hacer un sistema político serio, pero hay quienes se dedican a salir por las noches y a hacer ciertas declaraciones. Yo tengo una concepción diferente de la sociedad y del Estado.

EuroNews: Hace unas semanas, en un gesto teatral y ya mundialmente conocido, Berlusconi rompió su programa electoral. ¿Hizo pedazos también la hipótesis de la gran coalición?

Veltroni: La hipótesis de gran coalición no ha existido nunca. Quien gana gobierna. En ese punto soy partidario del modelo anglosajón. Por supuesto, las reformas institucionales deben hacerse de común acuerdo.

EuroNews: Imaginemos que el 14 de abril gana Veltroni. ¿Conseguirá gobernar sólo?

Veltroni: Sí, claro que sí. La hipótesis es la de gobernar sólo, como Partido Democrático y ese es el valor del reto de innovación que nos espera, y pedimos a los italianos que confirmen esa elección con su voto.

EuroNews: ¿Es realista?

Veltroni: Yo creo que sí, porque la ley electoral italiana contempla en la Asamblea que quien gane aunque sea por un sólo voto tiene derecho al 55% de los escaños. En el Senado, en cambio, necesitaríamos un ingeniero termonuclear para explicar cómo funciona la ley que ha querido la derecha. La novedad es esta: no habrá más coaliciones, ni mayorías, habrá un sólo partido que gobernará.

EuroNews: ¿No es paradójico que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, un socialista, un socialdemócrata, se haya convertido un poco en el icono de la izquierda europea?

Veltroni: Los iconos ya no existen.

EuroNews: Bueno, es al menos un ejemplo.

Veltroni: No, porque hay muchas experiencias que nos pueden servir: Observo lo que pasa en Estados Unidos, las nuevas ideas de Barack Obama. También sigo con atención lo que hace Gordon Brown y lo que sucede en algunos países en el norte de Europa. También Zapatero representa una experiencia importante y los resultados electorales lo confirman, pero afortunadamente, el tiempo de los modelos ya ha pasado.

EuroNews: Zapatero ha conseguido una cosa que parece imposible en Italia: desmarcarse de la Iglesia católica con leyes como la del matrimonio homosexual. El peso de la Iglesia aquí es más fuerte sobre la opinión pública o sobre los políticos que temen perder una parte de su electorado?

Veltroni: El Estado debe ser laico y tomar sus decisiones de forma autónoma pero no hay nada malo en que quienes tienen opiniones políticas lleven a la vida política opiniones religiosas, elecciones basadas en la fe. No hay nada malo, es un punto de vista que hay que aceptar…después hay que intentar lograr una síntesis. Y ese es exactamente el trabajo que estamos haciendo.

EuroNews: Europa ha estado completamente ausente de la campaña electoral italiana. ¿Por qué no se habla de Europa?

Veltroni: Para empezar, Italia es un país muy filoeuropeo, ha sido uno de los protagonistas de los comienzos de Europa y también en el momento de la Convención desempeñó su papel con mucha seriedad y rigor. Personalmente, soy un europeísta convencido, estoy convencido de que debemos tener la Europa máxima, y no la Europa mínima. Algunos de nuestros adversarios consideran Europa como lo peor de lo peor, como la Liga Norte, que declara explícitamente su hostilidad hacia Europa. Lo que hemos hecho al decidir presentarnos sólos a las elecciones y por tanto, acabar con las viejas mayorías del pasado, que eran mayorías heterogéneas es también una forma de europeizar Italia. Casi todos los líderes europeos tienen más o menos mi edad, porque se cree que si se invierte en líderes de esta generación se puede iniciar un nuevo ciclo político. Después si lo hacemos bien, vale y si lo hacemos mal, volvemos a casa. Es lo que hacen las democracias europeas y es lo que me gustaría que Italia hiciese también.