Última hora

Última hora

"Israel está continuamente en las pantallas por por el conflicto israelí. Pero nuestra sociedad es desconocida" Ronit Elkabetz, actriz y directora de cine.

Leyendo ahora:

"Israel está continuamente en las pantallas por por el conflicto israelí. Pero nuestra sociedad es desconocida" Ronit Elkabetz, actriz y directora de cine.

Tamaño de texto Aa Aa

Ronit Elkabetz y su hermano Shlomi ultiman los detalles de su nueva película “Siete Días”. El tiempo apremia, el festival de Cannes se acerca. Ronit es la diva del cinecontemporáneo de Israel. Además de ser actriz es directora de cine. En un estudio de Tel Aviv, los Elkabetz graban los pasos de esta película de una sola toma, pues todo se ha rodado dentro de una casa de una familia en duelo. En diez años, el cine israelí no sólo ha curado sus heridas, sino que además se ha convertido en una fuente de historias universales. Ronit, conocida a nivel internacional por su papel en “La Visita de la Fanfarria”, nos lleva a su cafetería preferida, el Horace, para hablar de la sociedad israelí, 60 años después de la fundación del estado de Israel.

EuroNews: “Siete días”, es la historia de una familia encerrada durante ese tiempo en una casa. Suceden muchas cosas durante ese lapso: gente que empieza a pelearse, conflictos y tensiones, aunque también periodos de pacificación. ¿Podemos decir que se trata de una metáfora de la sociedad israelí actual?

Ronit Elkabetz: Se trata de un país que nació antes que la cámara. Es decir que ha sido bien filmado, si se puede decir, desde su nacimiento hasta el día de hoy. El estado de Israel está ahí frente al mundo entero en todo lo referente al conflicto palestino. Sin embargo, no se conoce en absoluto la sociedad israelí.

EuroNews: Entonces, ¿cómo se refleja el cambio de una sociedad en el cine israelí?

Ronit Elkabetz: Resulta increíble lo que está pasando en este momento, a nivel cultural. Existe un renacimiento increíble y pasan cosas extraordinarias. Hemos dejado a un lado la visión política de nuestra historia cultural. Incluso nosotros, aquí, ahora tomando nuestro café, no podemos hablar de que exista la calma. Y esto es parte de lo cotidiano en Israel, incluso se se está rodando una película aquí que habla de relaciones entre dos personas que hablan en una cafetería. Pues bien todo puede saltar por los aires en cualquier momento.

EuroNews: El cine israelí comienza a descubrir todo un paisaje interior, caras que son en definitiva retratos de individuos. ¿No es así?

Ronit Elkabetz: Efectivamente. Podemos decir que el cine israelí se ha hecho mucho más femenino.

EuroNews: La Unión Europea está tratando de apoyar la cooperación entre países de la región; entre Israel, Turquía, Palestina y otros países de la zona. Hay un apoyo también financiero y me pregunto: ¿no podría fomentarse la colaboración entre diferentes directores de cine de la región? ¿Podría servir para entenderse mejor?

Ronit Elkabetz: Así es. Yo creo que verdaderamente tendrá efectos muy positivos esa propuesta. El gobierno no logra hacerlo. Así que somos nosotros, la gente de la calle, los artistas, quienes pueden crear los vínculos. ¿Qué es lo que necesitamos? Pues necesitamos hablar, ni más ni menos. Pero hablar en términos simples. Con palabras que provengan del amor, no con las palabras del miedo. ¿Qué nos pide realmente la paz? Pues palabras simples. Un hombre, dos mujeres, todos podemos hablarnos con los ojos abiertos. Se trata en definitiva de aceptar al otro como es.

EuroNews: 60 años después de la creación del estado de Israel, me pregunto ¿dónde está esta sociedad? ¿Qué verdad interior podemos encontrar en sus películas?

Ronit Elkabetz: Es demasiado difícil nacer en un país en guerra y crecer en un país en guerra y envejecer en un país en guerra. Es duro saber que no llega el cambio. Todo lo que hacemos tiene que ver con esa situación, con esa mezcla extraña que no es ni la paz, ni la guerra, ni lo blanco, ni lo negro, o sea algo intermedio. Es una suerte de pesadilla, de que las cosas vayan mal, aunque francamente todo podría ir mucho peor. Así que también está el sueño de que la situación puede mejorar.

EuroNews: Y eso me lleva a una pregunta dirigida al artista: ¿qué relación entre la política por una aprte y el arte de otra?

Ronit Elkabetz: Yo tengo la responsabilidad de contar a través de mi alma, mi cuerpo, mi espíritu y mi conocimiento cómo es la sociedad realmente. Es decir se trata de explicar la situación política y la vida personal que hace parte de la situación política como ya dije antes: ambas cosas son inseparables.

EuroNews: Tengo la impresión de que el cine israelí está muy influido por los documentales. ¿Acaso hay un riesgo de estar muy apegado a la realidad, a historias reales, personales?

Ronit Elkabetz: El éxito del cine israelí comenzó en el momento en que la gente empezó a filmar cosas con un estilo de documental, o sea en el interior del país real, captando lo que está pasando en la calle, lo que le sucede a las personas. Se trata en todo caso de historias íntimas, pero Europa también cuenta historias íntimas.

EuroNews: ¿Quizá es ese el punto en común entre el cine israelí y el cine europeo, esa búsqueda de la intimidad?

Ronit Elkabetz: Absolutamente es nuestro común denominador. Este país cuenta 6 millones de habitantes y en el viven 15 o 20 culturas diferentes que proceden del mundo entero y que viven de una manera excesiva y muy íntima los unos con los otros. Es decir, en un simple piso en Tel Aviv, puedo encontrarme a un georgiano, un palestino, y también de vez en cuando a gente rumana, marroquí, polaca o rusa… de todos los países. Se trata de una riqueza extraordinaria que nos permite contar historias, a través de esa gente. Es una cultura muy rica.