Última hora

Última hora

Choque en la cúpula de TUI

Leyendo ahora:

Choque en la cúpula de TUI

Tamaño de texto Aa Aa

El grupo maritimo y touroperador aleman TUI ha celebrado una ruidosa junta de accionistas en Hannover en la que se decidía el futuro de la empresa. Se han evidenciado grandes discrepancias entre el consejo de administración y su principal inversor, el armador noruego Fredricksen, sobre el rumbo de la compañía.

Por su parte los pequeños inversores se han opuesto a que el multimillonario noruego Fredriksen principal accionista de TUI desmantele el conglomerado en aras de la rentabilidad.

Representando a los accionistas minoritarios, Christophe Grossman advierte que Fredricksen no logrará imponer su voluntad en TUI: “Queremos impedir que se haga con el control de la empresa, pues la revendería al mejor postor antes de explotarla al máximo”.

Fredriksen quiere escindir TUI en dos y sacar a bolsa la división de contenedores Hapag Lloyd. Sólo así obtendrá la rentabilidad necesaria, como explica Olav Troim representante del armador noruego.

“Creo que lo más importante es que la empresa aplique una gestión adecuada y supeditada, como cualquier sociedad, a criterios de rentabilidad. Hay que pensar que TUI no ha entregado dividendos a sus accionistas durante 14 años. Me parece que ya es hora de que se convierta en una firma rentable.”

La dirección de TUI quiere vender la naviera Hapag Lloyd y distribuir la ganancia entre los inversores, que también incluyen al magnate ruso Mordashov y al grupo hotelero español Riu que posee el 5% de TUI. Estos apuestan por la consolidación de la firma como principal touroperador turístico del mundo.