Última hora

Última hora

Francesco Cossiga: "si los socialistas nos hubieran dicho con quién negociaron habríamos solucionado el caso Moro"

Leyendo ahora:

Francesco Cossiga: "si los socialistas nos hubieran dicho con quién negociaron habríamos solucionado el caso Moro"

Tamaño de texto Aa Aa

El 9 de mayo de 1978, después de 55 días de secuestro, las Brigadas Rojas asesinan a Aldo Moro, entonces presidente de la Democracia Cristiana y partidario de un acuerdo entre su formación y el Partido Comunista italiano. En aquel momento Francesco Cossiga era ministro del interior. Poco después sería el nuevo presidente de la República Italiana.

Cossiga siempre defendió cerrar filas: “con las brigadas rojas no negociamos” decía. Treinta años más tarde cuenta a EuroNews su visión de aquel pasado: las revelaciones de Prodi, el papel del asesor del gobierno estadounidense, Steve Pieczenik, el falso comunicado en el que decían que el cadáver de Aldo Moro estaba en el lago de La Duchessa.

EuroNews: Muchos le han acusado de haber utilizado la política de no negociación como pretexto porque quería la muerte de Moro.

Francesco Cossiga: No veo por qué yo podría haber deseado la muerte de Moro. Sin esta política el estado se habría derrumbado y habríamos entrado en un periodo de crisis del que difícilmente habríamos salido. Además yo era muy poca cosa comparado con Moro.

EuroNews: Hay quienes dicen que mientras Cossiga y Andreotti vivan nunca sabremos la verdad sobre el caso Moro.

Francesco Cossiga: Algunos no quieren aceptar una cosa: que Aldo Moro fue asesinado por las Brigadas Rojas. Hay una parte de la antigua Democracia Cristiana que ha convertido a Moro en un icono, en un hombre de izquierda, en un enemigo de los Estados Unidos. No aceptan que a Moro le mató alguien de la izquierda. Piensan que lo asesinó alguien de la derecha, los estadounidenses o la CIA, en caso contrario sus teorías no funcionarían.

EuroNews: Usted nunca se creyó que el nombre de Gradoli lo conoció Prodi gracias a una sesión de espiritismo. ¿Por qué Prodi ha mentido?

Francesco Cossiga: No ha mentido. Ha dicho eso porque no quiere revelar sus fuentes, sobre todo entonces. Pero incluso ahora, si revela sus fuentes, no se cuanto tiempo viviría el informador. Inventaron esta historia de la sesión de espiritismo para dar la información protegiendo a la fuente.

EuroNews: El asesos del gobierno estadounidense, Steve Pieczenik, un experto a quien usted llamó para que fuera a Italia, ha admitido que el comunicado sobre le lago de La Duchessa fue una farsa para anunciar la muerte de Moro y admitió que usted estaba de acuerdo, que usted quería ver cual sería la reacción del la opinión pública italiana.

Francesco Cossiga: Fijese que después del mensaje de La Duchessa la linea de la no negociación quedó debilitada: entonces Amintore Fanfani, quien decidió conmigo y otros líderes de la Democracia Cristiana adoptar esta política, cambió de idea. A partid de ese momento es cuando los socialistas comenzaron a negociar. No confiaron en nosotros y pensaron que podían negociar ellos solos. Si me hubieran dicho con quién se habían puesto en contacto, habríamos podido probablemente cerrar el caso Moro.

EuroNews: En Francia la doctrina Mitterrand parece pasada de moda. ¿Es justo que el estado francés colabore con el italiano para la extradición de aquellos que han tenido algo que ver con terrorismo?

Francesco Cossiga: ¿Usted quiere saber que pienso? Mi nombre se ha escrito con k y con la doble s como si fuera nazi, me han llamado Cossiga el verdugo, Cossiga el que manda asesinar y usted puede añadir lo que quiera. Yo siempre he defendido la amnistía, pero no la rebaja de penas. Eso podría significar una guerra civil.

EuroNews: ¿Cesar Battisti es un romántico refinado o un homicida?

Francesco Cossiga: Ambos. Lo uno no excluye lo otro. Es como si usted me pregunta si el Caravaggio era un gran pintor o un hombre violento que, en una pelea de taberna, mato a un hombre. Es ambas cosas.

EuroNews: En el extranjero la victoria electoral de Berlusconi ha provocado reacciones irónicas, algunas de desdén e incluso molestia. ¿Son unos snobs los otros países o realmente Italia se sale de los normal?

Francesco Cossiga: Al primero que Berlusconi tuvo al teléfono fue a Zapatero. El segundo que tuvo una reacción entusiasta fue Martens, el Presidente del Partido Popular Europeo. Blair, que estaba en Roma, visitó a D’Alema, Veltroni y a Francesco Rutelli, pero ¿en casa de quién cenó? En casa del señor Berlusconi. Yo no voté por él. Usted sabe, deben guardar ese espíritu que conozco bien de los ingleses, son extremadamente snobs.

EuroNews: Usted dijo que la exclusión de la Izquierda Radical del Parlamento podría crear condiciones favorables para la reaparición del terrorismo. ¿Qué le lleva a pensar así?

Francesco Cossiga: La Izquierda Radical ha sido una referencia para los movimientos de extrema izquierda. Me acuerdo de que en Génova hubo una enorme manifestación en memoria de Carlo Giuliani. Allí estuvo el presidente de la camara Bertinotti, que dió un discurso muy duro y muy aplaudido. La policía no intervino y al final de su discurso Bertinotti dijo: “y ahora que todo el mundo siga en calma y vuelva a sus casas”. No hubo ningún problema. ¿Y ahora quien les dirá “no hagáis destrozos”? Veltroni o Rutelli. Veltroni es un defensor de Kennedy, de Bill Clinton y de Obama y Rutelli es el portavoz de la Conferencia Episcopal Italiana. ¿Cree usted que les escucharán? Mejor dejar de soñar.