Última hora

Última hora

La vida de un millón y medio de damnificados pende de un hilo en Myanmar

Leyendo ahora:

La vida de un millón y medio de damnificados pende de un hilo en Myanmar

Tamaño de texto Aa Aa

La vida de un millón y medio de damnificados pende de un hilo en Myanmar, la antigua Birmania. La ayuda internacional llega con cuentagotas debido a las trabas de la Junta Militar, que se obstina en negar la entrada a cooperantes extranjeros y en repartir con su propio criterio el material donado. Varias organizaciones predicen una auténtica catástrofe sanitaria.

“En Rangún y en otras ciudades, algunos monjes budistas han tomado la iniciativa de asitir a los damnificados, pero los militares no les han permitido traer comida y distribuirla”, explicó un médico del hospital Cynthia Maung.

Más de una semana después del devastador paso del ciclón Nargis, el régimen birmano sigue ocultando la verdadera magnitud de la tragedia. A través de su poderoso aparato de propaganda, la Junta se presenta como salvadora de la población. Los medios sólo difunden imágenes de los generales dando ayuda a los damnificados.

“Ya en el pasado tuvimos mucha ayuda de organizaciones internacionales, retenida en nuestros almacenes y nunca distribuida de forma transparente, por falta de organización o porque muchos oficiales corruptos abusaban de su poder para enriquecerse”, señaló el opositor Soe Aung.

Las cifras oficiales hablan de más de 28.000 muertos y más de 33.000 desaparecidos, sin embargo el último informe de la ONU cuadruplica estos datos.