Última hora

Última hora

La dictadura militar birmana no afloja su puño de hierro pese a la creciente presión internacional

Leyendo ahora:

La dictadura militar birmana no afloja su puño de hierro pese a la creciente presión internacional

Tamaño de texto Aa Aa

Francia, Alemania y el Reino Unido sugieren asistir a la población incluso sin autorización de la Junta Militar, que continúa dificultando la entrada de trabajadores humanitarios.

ElcComisario europeo de Ayuda Humanitaria, Louis Michel, ha convocado una reunión de urgencia en Bruselas a la que han asistido ministros y secretarios de Estado para la ayuda humanitaria de los 27.

El jefe de la diplomacia comunitaria, Javier Solana decía que se deben utilizar todos los medios para ayudar a la población. “La Carta de Naciones Unidas abre ciertas vías si las cosas no se resuleven para llevar ayuda humanitaria a un país víctima de una catástrofe” lanzaba a modo de advertencia.

Once días después de que el ciclón Nargis barriera el sur de la antigua Birmania, rebautizada Myanmar por los militares, la Junta continúa poniendo trabas a la entrada de trabajadores humanitarios extranjeros, y la Unión Europea quiere aumentar la presión sobre el régimen.

La Junta acepta recibir ayudas, pero sólo los omnipresentes militares controlan su reparto, y se teme que se estén produciendo casos de corrupción con las toneladas de ayuda humanitaria que ya han llegado al país.

La Junta Militar mantiene su estimación de víctimas mortales del ciclón en poco más de 34.000, pero en Naciones Unidas se teme que esta cifra se triplique, sin contar con las posibles víctimas de epidemias, por la lentitud con la que se está interviniendo en las zonas más remotas.