Última hora

Última hora

Sudáfrica: la violencia xenófoba era previsible

Leyendo ahora:

Sudáfrica: la violencia xenófoba era previsible

Tamaño de texto Aa Aa

El 18 de mayo, una semana después de estallar en el suburbio de Alexandra, la violencia xenófoba se esparce como un reguero de pólvora por los demás barrios pobres de Johanesburgo e incluso alcanza el centro de la ciudad. El blanco de esos ataques, encabezados por sudafricanos pobres, son los inmigrantes zimbabuenses.

“Esos zulúes dice éste inmigrante han vandalizado nuestras casas. Dicen que deberíamos volver a nuestros países aunque tengamos visado, permiso de residencia o pasaporte. Lo que quieren es que volvamos a nuestros países porque no quieren otras tribus en Suráfrica”

Sudáfrica ha sido durante décadas un imán para la población de los vecinos más pobres. Su política de asilo, una de las más abiertas del mundo, ha atraído a unos 5 millones de inmigrantes procedentes de otras naciones africanas, entre ellos, tres millones de zimbabuenses.

El país cuenta con unos 50 millones de habitantes.

Para los zimbabuenses es la tierra prometida. Millones de ellos han cruzado la frontera huyendo la hambruna que azota su país, donde la inflación ha alcanzado un 165.000% y el paro roza el 80%.

Pobreza extrema y violencia política; una combinación explosiva de cuyo peligro advertían los analistas hace ya meses.

Siphamandia Zondi, del Instituto para el Diálogo Global:

“La llegada incontrolada de inmigrantes está afectando a sudáfrica de una forma muy directa. También está afectando al país y a la región en términos de imagen, y la imagen es muy importante en estos tiempos para generar confianza y atraer inversiones a la región”

Sudáfrica, primera economía del continente con un crecimiento medio del 5% en los últimos cuatro años, no ha conseguido reducir el paro que afecta al 23% de la población activa. Más grave: 14 años después del final del appartheid los blancos siguen controlando la economía.

Más que suficiente para debilitar aún más al presidente Thabo Mbeki, que ya ha perdido el liderato del Congreso Nacional Africano en beneficio de Jacob Zuma. En el seno de su propio partido algunos reclaman ahora la anticipación de los comicios previstos para abril del año que viene.