Última hora

Última hora

Misiones espaciales a Marte

Leyendo ahora:

Misiones espaciales a Marte

Tamaño de texto Aa Aa

En ruta hacia Marte con la misión de verificar la existencia de hielo en el planeta rojo. Phoenix es la última de una larga serie de misiones de la NASA, que obtuvo las primeras fotos de Marte en 1971.

Al igual que la luna, Marte fue objeto de una férrea competición entre Estados Unidos y la URSS en los años 70. Ambas potencias rivalizaban por fotografiar y posarse sobre el planeta.

En 1973, las sondas soviéticas Mars4 y Mars5 enviaron estas fotos de la superficie marciana y datos sobre la presencia de dióxido de carbono, vapor de agua y ozono en su atmósfera. Tres años después, los estadounidenses también fotografiaron el rostro de Marte gracias a la sonda Viking 1.

Esas imágenes revelaron la existencia de montañas y volcanes, e incluso de nubes. Viking 2 completó el cuadro y mostró indicios de grandes inundaciones en el pasado.

21 años más tarde, se siguen buscando signos de vida en Marte. El 4 de julio del 97, la NASA posó la sonda Mars Pathfinder con el módulo Sojourner, el primer vehículo sobre ruedas perfectamente equipado para explorar y fotografiar la superficie marciana.

El 7 de noviembre del 96, la NASA lanzó el Mars Global Surveyor que entró en la órbita marciana el 12 de septiembre de 1997. La sonda envió 240.000 imágenes, entre ellas las de una gigantesca tormenta de arena y confirmó la presencia de nubes de agua y de hielo en el clima marciano.

En 2003 la Agencia Espacial Europea puso en órbita la sonda Marte express. Pese a la pérdida de la sonda de descenso Beagle 2, la ESA obtuvo en 2005 imágenes de lo que puede ser un mar helado bajo la superficie del ecuador de Marte, una especie de permafrost marciano.

Desde su aterrizaje en Marte, el 31 de enero de 2004, el robot de la NASA Opportunity peina la superficie en busca de rastros de agua. Junto con su gemelo, Spirit, envía imágenes impresionantes.

En paralelo, la NASA prosigue su descubrimiento de Marte con la sonda Mars Reconnaissance Orbiter, que analiza la sub-superficie y revela zonas que han podido albergar vida. Gracias a su potente cámara de alta resolución, HIRISE, fija con éxito el lugar de aterrizaje de Phoenix.