Última hora

Última hora

Tiananmen, eterno tabú en China

Leyendo ahora:

Tiananmen, eterno tabú en China

Tamaño de texto Aa Aa

En el más estricto silencio oficial. Así ha vivido China el decimonoveno aniversario de Tiananmen.

Sólo el refuerzo de las medidas de seguridad ha roto la rutina. Pero a 66 días del comienzo de los Juegos Olímpicos, la sangrienta represión de 1989 en esta plaza emblemática adquiere una dimensión especial.

Junio de 1989. Los estudiantes de Pekín se manifiestan desde hace seis semanas en la plaza de Tiananmen. Frente al retrato de Mao han erigido la estatua de la diosa democracia. Reclaman más libertad y denuncian la corrupción.

La tolerancia no va a durar. El ala dura del partido comunista chino destituye a Zhao Ziyang, el jefe del partido que simpatiza con los estudiantes. La represión es sangrienta. Un informe de la alcaldía de Pekín habla de más de 200 muertos, entre ellos, 36 estudiantes. Pero el número exacto todavía no se conoce y podría ser mucho mayor.

Diecinueve años después de esta imagen que dio la vuelta al mundo, lo ocurrido en Tiananmen siguen siendo un tabú en China.

Hoy, Bao Tong, antiguo ayudante de Zhao Ziyang, se atreve a abordar lo sucedido tímidamente: “Estoy muy preocupado. Cuando empiecen los Juegos y empiecen a llegar periodistas y visitantes de otros países y pregunten lo que sucedió realmente en la plaza de Tiananmen, no se lo que van a decirles las autoridades.”

Por ahora, del ministerio de Exteriores chino sólo sale esta frase: sin comentarios. La repetía hoy mismo este portavoz del ministerio: “Tenemos una posición muy clara sobre este acontecimiento político que sucedió en la década de los 80 del siglo pasado. Los asuntos que menciona incumben a nuestra política interior, son asuntos internos”

Pero cerrar esta página trágica de la historia de China no es posible sin que primero se haga justicia con las víctimas. Es lo que reclama Ding Zilin, cuyo hijo de 17 años figura entre los muertos de Tiananmen: “Espero que la comunidad internacional apoye y anime al gobierno chino a resolver los asuntos relacionados con la masacre del 4 de junio de una manera pacífica y justa. El esclarecimiento de lo sucedido está estrechamente relacionado con el proceso de democratización de mi país, y afecta al futuro de nuestro pueblo”

En marzo, la llama olímpica arrancaba su recorrido en China en la plaza de Tiananmen. El gigante asiático se comprometió a mejorar la situación de los derechos humanos cuando obtuvo la organización de los juegos.