Última hora

Última hora

Los irlandeses de Bruselas, inquietos sobre la suerte del Tratado de Lisboa

Leyendo ahora:

Los irlandeses de Bruselas, inquietos sobre la suerte del Tratado de Lisboa

Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea contiene la respiración mientras espera que Irlanda apruebe el Tratado de Lisboa. Según el último sondeo, la balanza podría inclinarse del lado del No en el referendum del próximo día 12.

El gobierno irlandés ya ha avisado del daño incalculable que provocaría el rechazo del Tratado de Lisboa. Hemos hablado con algunos irlandeses que viven en Bruselas.

Kevin Keary es becario y Joe Mac Hale es asesor. Ambos son partidarios del ‘sí’.

“Las dudas de una parte del electorado irlandés se deben a que quizás la Unión Europea no va a ofrecer a Irlanda los mismos beneficios en el futuro que los que le ofreció al país en el pasado”, asegura Kevin.

En opinón de Joe, “los votantes del ‘no’ dicen que el Tratado limitará nuestra independencia y nuestra capacidad para determinar la politica impositiva y las tasas de cambio. Alguna gente intentó incluso sacar partido del miedo de los granjeros, asegurando que el Tratado no les ayudaría a ganarse la vida…Yo mismo vengo de una granja en Irlanda.. Entiendo esos miedos pero también soy consciente de que la Unión Europea ha tenido hasta ahora un peso extremadamente positivo para los granjeros irlandeses”

Martina Daly cree que la crisis económica mundial podría afectar la opinión de los irlandeses;
los únicos ciudadanos europeos a los que se consulta sobre el Tratado.

“La gente está nerviosa por la coyuntura actual. Por un lado está la crisis financiera, por otro las reformas de la política agrícola común, que se están estudiando ahora igual que están teniendo lugar las conversaciones de la OMC.. todo esto no tenía nada que ver con el Tratado… pero algunos lo utilizan en contra y tratan de convencer a la gente para que vote no”, afirma la irlandesa.

Se calcula que unos 10 mil irlandeses viven en Bruselas. Algunos no han decido todavía qué van a votar en el referendum. Es el caso de Peter O’Malley, guitarrista. Teme que el Tratado de Lisboa se lleve algo de Irlanda.

“Sobre todo la independencia, pero a lo mejor sacrificando esa independencia recibimos a cambio algo mucho más grande… La consolidación de Europa es increíble, pero por otro lado no queremos que los burócratas interfieran en todo”

Burócratas y Eurócratas. Para ellos la pesadilla es diseñar un plan B en el caso de que Irlanda no decida aprobar el referendum.

Mario Telò dirige el Instituto belga de Estudios Europeos. En su opinión existe una salida a la hipotética negativa irlandesa:

“Europa es capaz de avanzar de manera más simple con derogaciones de países pequeños como Irlanda que con crisis en el centro de Europa, como cuando Francia dijo No a la Constitución Europea. La cuestión de Francia hubo que abordarla de manera más… más comprometida políticamente”

Irlanda ya echó abajo el Tratado de Niza en referendum y luego lo aprobó en una segunda consulta.

En opinión de los analistas, el rechazo del Tratado de Lisboa podría crear un efecto dominó en la vecina Gran Bretaña, euroescéptica por excelencia, quien podría decidir en el último momento de realizar una consulta popular.