Última hora

Última hora

La UE estudia el levantamiento definitivo de las sanciones a Cuba

Leyendo ahora:

La UE estudia el levantamiento definitivo de las sanciones a Cuba

Tamaño de texto Aa Aa

Fidel Castro en la televisión cubana por primera vez en cinco meses. En las imágenes, difundidas sin sonido por la televisión estatal, el líder cubano que prosigue su convalecencia en un lugar secreto de la Habana, aparece junto al presidente venezolano, Hugo Chávez y su hermano Raúl.

El estado de salud del líder máximo le obligó a ceder oficialmente las riendas del régimen a Raúl Castro el pasado 24 de enero.

Desde entonces, el nuevo presidente cubano ha emprendido una serie de reformas que han acabado con muchas prohibiciones: ahora los cubanos tienen acceso a los teléfonos móviles, a los ordenadores y a los hoteles reservados hasta hace poco a los turistas.

Incluso se ha entreabierto una puerta a las críticas de la población en las columnas de Granma, el periódico oficial.

Pero la apertura sigue siendo muy limitada, como muestra el caso de Yoani Sánchez, cuyo blog describiendo la vida cotidiana y las frustraciones de su generación, los nacidos en la década de los 70, pone al régimen frente a sus contradicciones: “El argumento principal que el gobierno da para no permitir un acceso masivo a internet es la imposibilidad técnica a conectarse a los cables submarinos. Por tanto no creo que de hoy para mañana el gobierno pueda echar abajo ese argumento de decir que todos nos podemos conectar.”

En el ámbito político, el régimen dirigido por Raúl Castro tiene mucho que demostrar. La disidencia se sigue considerando una traición, y los opositores son tachados de mercenarios.

Actualmente, se calcula que hay unos 240 presos políticos en Cuba. En 2003, 75 disidentes fueron condenados a penas de cárcel de hasta 28 años. 55 de los condenados siguen en prisión. Los reos liberados lo han sido por motivos de salud.

Ese golpe contra la oposición hace cinco años desencadenó las sanciones diplomáticas de la Unión Europea. Suspendidas desde 2005, la Unión debe pronunciarse ahora sobre su levantamiento definitivo.