Última hora

Última hora

Bombones sobre Berlín

Leyendo ahora:

Bombones sobre Berlín

Tamaño de texto Aa Aa

1945. La Alemania nazi es derrotada por los aliados. El país está en ruinas, y necesita ayuda para relanzar su economía y pagar las deudas de reparación.

En la conferencia de Potsdam se acuerda su partición en cuatro zonas a tutelar por cada una de las potencias vencedoras en la Segunda Guerra Mundial. Berlín queda como un enclave aislado dentro de la zona soviética, troceado a su vez en cuatro sectores ocupados por Estados Unidos, la URSS, Gran Bretaña y Francia.

Stalin aprovecha un desacuerdo con los aliados sobre la introducción del marco alemán para forzar la retirada de las fuerzas de ocupación aliadas de sus sectores y tomar el control de todo el territorio de la capital.

Los soviéticos suspenden el tráfico por carretera y ferrocarril y dejan de suministrar electricidad y alimentos a los sectores occidentales que quedan en situación de bloqueo.

Comienza la Guerra Fría. El 24 de junio de 1948 nada entra ni sale de Berlín occidental. Tras analizar diversas opciones los occidentales deciden desbloquear Berlín desde el aire. Miles de aviones estadounidenses y británicos participan en la operación para socorrer a los dos millones de berlineses sitiados.

Se utilizan los tres corredores aéreos que conducían a Berlín: al norte desde Hamburgo, en el centro desde Hannover y al sur desde Fráncfort. En poco menos de un año, lanzan 8.000 toneladas diarias de mercancía.

Earl Moore, Presidente de la asociación de pilotos veteranos de Berlín: “Si se hubiese tratado de alimentar a un antiguo enemigo, no habrían conseguido enviar ni un sólo avión, no habríamos querido hacerlo. Pero cuando vimos lo que los comunistas estaban haciéndole a la gente, nos dijimos: tenemos que hacer algo”

Además de medicinas y alimentos, los pilotos lanzan cada día miles de pequeños paquetes con golosinas en minúsculos paracaídas que hacen las delicias de los niños.

Mercedes Wild aun recuerda las famosas Rosinenbomben, bombas de pasas. “Sabía que en los paracaidas ponían barritas de chocolate, asi que escribí al aeropuerto de Tempelhof para suplicarles que tiraran uno de esos paracaídas pequeñitos directamente en nuestro jardín”

El primer episodio de la Guerra Fría concluye el 12 de mayo de 1949, cuando Stalin levanta el bloqueo y la división de la ciudad, y el mundo se confirma.