Última hora

Última hora

Los principales desafíos de Sarkozy durante su presidencia de turno de la UE

Leyendo ahora:

Los principales desafíos de Sarkozy durante su presidencia de turno de la UE

Tamaño de texto Aa Aa

Mantener vivo el proceso de ratificación no garantizará que el Tratado de Lisboa salga adelante. Al menos éste no entrará en vigor como estaba aprevisto el próximo 1 de enero.

Hasta hoy los parlamentos de 20 Estados miembros lo han aprobado. Irlanda lo ha rechazado en consulta popular y seis países deberán ratificarlo en los próximos meses. Pero algunos, como la República Checa, apuestan por frenar el proceso como ocurrió en 2005 tras el no de los franceses y de los holandeses.

“El principal desafío de la presidencia francesa será tener paciencia porque Francia no podrá influir en lo que ocurra en la República Checa ni en Polonia. Tampoco podrá hacer nada respecto a Irlanda. Pero si espera, a finales de año podría encontrarse una solución al problema irlandés puesto que podría organizarse un segundo referéndum”, explica Daniel Gros, experto en asuntos europeos.

Reunidos hace dos semanas en Bruselas, los 27 decidieron discutir de nuevo sobre el bloqueo de Dublín en la próxima cumbre de octubre en Francia. En esa misma reunión también decidieron retrasar hasta el otoño la búsqueda de una solución a la subida de los precios de los alimentos y del petróleo. Algo que contribuyó, según los analistas, a aumentar la distancia entre las instituciones comunitarias y los ciudadanos que ya indicaban los sondeos antes del referéndum irlandés.

“El problema más importante ahora son los precios del petróleo y la Unión Europea no puede hacer nada para que bajen. Hacer cambios fiscales aquí y allá, traspasar el problema de unos consumidores a otros, eso no va a ayudar a encontrar una solución. Además sería muy peligroso si Sarkozy quiere seguir esa vía”, afirma Gros.

Otra de las prioridades de la presiencia francesa será adoptar el pacto por la inmigración propuesto por París. Algunos socios comunitarios como España ya han mostrado su oposición a algunos puntos del pacto en el que se incluye un contrato de integración para los inmigrantes.

La próxima semana los ministros de Justicia de los 27 se pronunicirán al respecto en una reunión en el sur de Francia.